Desinfección en Piscinas y Balnearios

Tratamiento con ozono en piscinas y balnearios

El agua de piscina es un vehículo ideal para la transmisión de enfermedades: personas aparentemente sanas pueden ser portadoras de agentes capaces de contagiar a otras personas menos resistentes.

Por ello es necesario llevar a cabo una adecuada desinfección del agua del vaso de la piscina con un producto que cumpla dos requisitos fundamentales: el garantizar la desinfección y el no ser agresivo con el usuario de la piscina ni el ambiente.

La purificación del agua de piscinas que se consigue mediante ozonización es superior a la obtenida con cloración, ya que el tratamiento con ozono proporciona al usuario mayor protección frente a infecciones, además de un agua más limpia y de mejor calidad.

Con el uso de ozono, las cloraminas y los problemas de irritación que estas sustancias conllevan, quedan definitivamente suprimidos.

El ozono elimina o reduce drásticamente el crecimiento de hongos, otro problema frecuente en las piscinas.

Con los tratamientos de ozono las tareas de limpieza y mantenimiento de las instalaciones disminuyen, y con ello su coste.

El ozono es efectivo en el tratamiento de infecciones cutáneas, tanto en piscinas terapéuticas como convencionales.

Las piscinas ya instaladas pueden pasar de la cloración a adoptar la tecnología del ozono sin que ello suponga grandes inversiones.

Imagen de previsualización de YouTube

¿Quieres más información? Contacta con nosotros