Desinfectar con ozono en la agricultura.

En este servicio vamos tratar la desinfección en la agricultura con Ozono.

Desinfección en la agricultura con Ozono

Desinfección en la agricultura con Ozono, tratamiento de aguas con ozono

El método más habitual para combatir los hongos, bacterias y virus son los productos químicos. Esta no es la mejor solución, ya que son dañinos, contaminantes y no son 100% eficaces. El ozono es la herramienta que necesitas.

El agua es considerada, y con razón, según la Directiva 2000/60/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, como patrimonio, y no como un bien comercial más. Por eso, esta normativa, y todas las que de ella se desprenden, tienen como objetivo establecer procedimientos normativos para asegurar la calidad del agua para todos sus usos, incluido el riego.

A nivel mundial, la agricultura es el uso que implica mayor demanda de agua. En concreto, el riego de terrenos de cultivo supone la utilización del un 70% de los recursos hídricos en el mundo.

El hecho de que se establezcan pautas, dentro de la calidad del agua en general, para asegurar la calidad del agua de riego, nos da una idea de la importancia que este uso del agua tiene, tanto para conseguir la máxima producción de los cultivos, como por las consecuencias que la contaminación de los productos alimenticios vegetales pueden implicar para la salud de los consumidores.

Hasta el siglo XIX, no obstante, no se reconoció el agua potable como origen de numerosas enfermedades infecciosas. Hoy en día, la importancia tanto de la cantidad, como de la calidad del agua, está fuera de toda duda.

Servicios y soluciones con ozono para la agricultura

Calidad del agua de riego en la agricultura

En efecto, el tipo de agua utilizada par el riego puede, a corto plazo, influir en la producción y tipo de cultivo, así como perjudicar el suelo, a largo plazo, hasta dejarlo por completo inservible para el cultivo durante años.

Al considerar la calidad de las aguas para su uso en regadíos, hay que tener en cuenta las características físicas y químicas que presentan.

La calidad del agua de riego depende del contenido salino (sodio) y de los posibles elementos disueltos en ella particularmente tóxicos para las plantas (como los cloruros, boratos y otros), así como de los compuestos potencialmente tóxicos para la salud de los consumidores en caso de incorporarse a través de las plantas a la cadena trófica (arsénico, metales pesados en general, etc.).

Algunas sales, como las de calcio, pueden ser beneficiosas, otras son benéficas para los cultivos en concentraciones pequeñas y negativas a concentraciones elevadas, y determinadas sustancias son nocivas siempre, a cualquier concentración. El cloruro de sodio o sal marina, por ejemplo, afecta a la mayor parte de los cultivos aunque se encuentre en el agua en proporciones ínfimas.

Asimismo, la calidad microbiológica del agua juega un papel importante, ya que una alta carga de microorganismos puede suponer la infección de los cultivos por diversos patógenos, pudiendo afectar tanto a la planta en sí (una alta carga de microorganismos entéricos, por ejemplo, puede llegar a suponer un problema de Salud Pública en el caso de afectar a plantas de hoja verde destinadas a su consumo en crudo), como a sus frutos (diversas enfermedades afectan a los frutos de algunas plantas, como la sandía, descomponiéndolas desde el interior, sin llegar a ser visibles por fuera), con las consiguientes pérdidas que ello implica.

¿Qué beneficios aporta el ozono en el agua de riego?

El ozono, potente desinfectante, destaca como arma eficaz en el tratamiento de agua de riego, tanto en los últimos pasos de su desinfección, como en la desinfección de agua de pozos, embalses o depósitos de almacenamiento, garantizando una perfecta desinfección de la misma; asimismo, el ozono es también capaz de descomponer numerosos compuestos químicos nocivos que pueden perjudicar la salud y el medio (tanto el suelo, como los acuíferos).

Según el ITAGRA (Centro Tecnológico Agrario y Agroalimentario):

La acción biocida del ozono se debe fundamentalmente a los radicales activos que reaccionan con diversos componentes orgánicos de las células animales, vegetales y microorganismos. Estos mecanismos son muy poco conocidos, pero se basan en el alto potencial reductor o de oxidación que tienen las disoluciones de ozono.

El mecanismo de desinfección de la ozonización se basa en el alto poder del ozono como oxidante protoplasmático general. Esta condición convierte al ozono en un eficiente destructor de bacterias y la evidencia sugiere que es igual de efectivo para atacar virus, esporas y quistes resistentes de bacterias y hongos.

RECUERDA QUE …

Además de las ventajas que la desinfección con ozono ofrece, tanto en agua de riego como en pulverizaciones, por su gran capacidad biocida, existe evidencia científica de la eficacia del agua ozonizada en la desinfección del suelo, evitando las enfermedades debidas a microorganismos patógenos presentes en él, así como una mejora importante en las cualidades físico-químicas de los suelos regados con agua ozonizada, que suponen mejoras patentes en la salud de las plantas, su crecimiento y su vigor.

Sigue el siguiente enlace si quieres ver soluciones de desinfección con ozono aplicadas a la agricultura.

Compártelo :)