“Albricias” y “parabenes”

¡Albricias y parabienes!, decían nuestros mayores para manifestar su alegría ante un hecho positivo ocurrido a otra persona.

Albricias y parabienes, pues, para Sonia y Javi, que ¡se nos casan! (Y nadie va a hacer juicios de valor sobre lo juicioso de semejante decisión)

¡FELICIDADES, CHICOS! O, lo que venía yo diciendo, ¡albricias y parabienes!

Albricias es una palabra simpática. Se refería al regalo que se daba por alguna buena nueva a quien llevara la primera noticia de ella. Con el uso, pasó a designar la alegría del que recibía el regalo.

Parabienes son felicitaciones, y la palabra viene de la frase “que sea para bien”. Pero hoy además de parabienes para nuestros amigos, voy a contarte algo de los PARABENES que, aunque suene parecido, no tiene NADA que ver, como verás.

Los parabenes, o parabenos son un tipo de compuesto químico utilizado habitualmente en las industrias cosmética y farmacéutica. Actúan de manera efectiva como conservantes en muchos tipos de fórmulas químicas. Estos compuestos y sus sales son usados principalmente por sus propiedades bactericidas y fungicidas. Hasta ahí la parte buena; lo malo es que se comenta, se rumorea, que no son tan inocuos como dicen…

Hace poco recibí un correo electrónico alertando sobre el uso de productos cosméticos con este tipo de conservantes (casi todos, por otra parte). Puede que tú también lo hayas leído, pero por si acaso te lo transcribo:

Hoy es la primera vez que oigo hablar de los parabenes, cuando he ido a la parafarmacia francesa, me dan unas muestras de champú y según palabras de la dependienta: “libres de parabenes”, le pregunto qué es eso y me contesta que, aunque no hay estudios científicos divulgados que lo avalen, parece ser que producen importantes problemas en la piel y que en Francia están totalmente prohibidos. Subo a casa, me voy a mirar los champús y los geles que supuestamente son hipoalergénicos con aloe vera y avena y están todos con 3 y 4 parabenes, (son los genéricos de la marca Eroski. Por si acaso).

Pero, ¿qué son los parabenes? diréis muchos de vosotros.

Pues nada más sencillo que ir a la ducha, coger un tarro de gel o de champú y leer su composición (siempre en inglés o latín para que no la entendamos) hasta que encontréis palabras que acaban en ‘paraben’. Bingo. Tenéis productos con parabenes. Pero no sólo en la ducha. Idos ahora a vuestras cremitas para la cara, la leche corporal, la crema de manos, la reafirmante, etc. Los parabenes son los conservantes más baratos y efectivos usados por la industria cosmética.

Y al igual que ocurre con la industria alimentaria, los fabricantes recurren siempre a los productos más baratos que les permitan pagar menos y ganar más, sin importarles sus efectos sobre la salud. ¿Alguna vez te has preguntado por qué te ha picado la piel después de la ducha, o por qué la tienes tan reseca? pues muchas veces los culpables son los parabenes.

Se trata de aditivos químicos sobre los que se han hecho algunos estudios que enseguida han sido desmentidos y saboteados, pero que reflejaban la peligrosidad de un uso diario sobre la piel de productos que tuvieran parabenes (champús, cremas…)”

Bueno, no seamos alarmistas: en realidad los estudios no son concluyentes. Si miras en Wikipedia dicen que de ellos se infiere que, a las dosis usadas, son “prácticamente no tóxicos”; vamos, que su efecto debe de ser mínimo… ¿Prácticamente? ¿Mínimo? ¡Espera, espera! Es que yo quiero que sea nulo. Cero. Nasti. Rien.

Porque resulta que estos compuestos son xenoestrógenos (mimetizan el efecto de ciertas hormonas), aunque “no se ha demostrado que interfieran en el sistema endocrino”. La verdad, yo no quiero esperar a que se demuestre que son capaces de alterar nuestro equilibrio hormonal, es decir, de generar la interrupción algunos procesos fisiológicos controlados por hormonas, o de originar una respuesta de mayor o menor intensidad de lo habitual. Prefiero que, como dije con los PBA, los prohíban por el principio de precaución y no tener que estar sacando la lupa para leer las interminables listas de ingredientes de cada compra. ¿Tú?

Bueno, tú de momento puedes lavarte las manos con agua ozonizada, que desinfecta y, seguro, no tiene parabenes…

También te puede interesar leer alguno de los siguientes artículos

2 comentarios sobre ““Albricias” y “parabenes”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *