Eliminar malos olores en gimnasios

Eliminar olores en vestuarios los vestuarios de los gimnasios

Eliminar olores en vestuarios de gimnasios y otros centros deportivos requieren de tratamientos eficaces que solventen el problema atacando todos los focos de pestilencias.

Los generadores de ozono son una opción muy efectiva para eliminar los malos olores en los gimnasios y en sus vestuarios..

Además, se hace necesario encontrar soluciones a la medida de las necesidades de cada vestuario, pues la casuística puede variar de forma importante, hasta el punto de requerirse estrategias adaptadas a cada caso. Solo así conseguiremos sacar el mayor partido de la tecnología del ozono, idónea para realizar tratamientos integrales que acaben con el problema de forma definitiva.

Por qué eliminar los malos olores en gimasios con ozono

Al igual que sirve para eliminar malos olores en los hoteles, la ozonización es una solución redonda para eliminar pestilencias en vestuarios de gimnasios, así como para su prevención, y la razón es sencilla. Su conveniencia se reduce a dos motivos principales: eficiencia e inocuidad máximas. Las mayores que podemos encontrar en el mercado, sin competencia en ninguna de ambas ni posible comparación con otro tipo de soluciones.

Sencillamente, no podremos encontrar ninguna opción que nos permita acabar con pestilencias de un modo automatizado, sin dejar residuos de ningún tipo y al tiempo desinfectando al máximo. Con unos porcentajes cercanos al ciento por ciento en erradicación de polución de todo tipo, incluyendo compuestos orgánicos e inorgánicos.

De hecho, muchos de ellos son responsables de que se generen esos olores tan desagradables, y su eliminación también supone la desaparición de los mismos. Es así como conseguimos una doble actuación, desinfectante y desodorizadora, de una misma vez.

Entender el fenómeno de la ozonólisis servirá para ayudarnos a entender por qué se consigue este resultado. Explicado brevemente, podemos apuntar que la oxidación generada a partir de una mínima dosis de ozono diluida en el agua o en el aire, según convenga, pone en marcha un proceso de oxidación que higieniza sin dejar residuos de ningún tipo.

Una ve finalizada la actuación, transcurridos apenas unos minutos, el ozono se transforma en oxígeno, con lo que resulta totalmente inocuo para la salud y el medio ambiente. En el caso de los espacios cerrados, se consigue un extra de oxigenación que proporciona sensaciones de confort y bienestar.

Gracias a la actuación de este gas natural, por lo tanto, logramos una desinfección en profundidad idónea para acabar con problemas de olores y polución prácticamente de toda clase.

Además, de forma asequible y automatizada, con lo que resulta ventajosa a todos los niveles. Tanto valorando sus puntos positivos de forma aislada como, por supuesto, comparándola con las opciones basadas en productos químicos, bastante más caros e insalubres. Con el problema añadido de no acabar de resolver el problema, pues los olores no acaban de irse y, en muchas ocasiones, se mezclan con otros (lejías y ambientadores, por ejemplo), con un resultado todavía peor.

Cómo eliminar malos olores en gimnasios, adiós a los olores

Por contra, el ozono soluciona el problema de raíz, y de forma definitiva. Puesto que este tipo de ambientes suele caracterizarse por un olor desagradable a causa de diferentes razones, solo el ozono ofrece una versatilidad suficiente para hacerlo. Entre otras fuentes de pestilencias encontramos la falta de ventilación, el hedor propio de los calzados y  otra ropa que no huele bien por la misma actividad que se realiza con ella y la consiguiente transpiración.

Si en los vestuarios se incluyen duchas y aseos, algo muy habitual, también surgen problemas de humedades, que pueden afectar a paredes, techos e incluso suelos.  Al tiempo que se producen intensas mezclas de olores con el uso de distintos geles y cosméticos.

En definitiva, el problema se nos presenta con distintos focos de olores actuando a un mismo tiempo. Es justo en estos ambientes enrarecidos donde el ozono puede hacer una actuación idónea.

Equipos ozonizadores para eliminar malos olores

Su gran poder desinfectante actúa en atmósferas, superficies y en el mismo agua de la ducha para acabar con todo tipo de olores de una vez para siempre. Bastará con realizar tratamientos de forma regular para poder dar un adiós definitivo al problema de las pestilencias en los vestuarios.

A su vez, controlaremos patógenos, alérgenos y otros contaminantes químicos presentes en la atmósferas y esterillas o suelos en general. Para ello, podemos tomar distintas medidas. Entre otras, ozonizar el agua de la ducha, limpiar con agua ozonizada y ozonizar la atmósfera regularmente, aplicando además tratamientos de choque cada cierto tiempo si la situación lo exige.

Su uso también resulta muy beneficiosa a nivel cosmético, pues el ozono cuida la piel, incluyendo el pelo y el cuero cabelludo, e incluso tiene propiedades terapéuticas.

En el mercado encontraremos generadores de ozono de uso profesional adecuados para solucionar el problema. O, si fuese necesario, será fácil  optar por distintos aparatos que actuarán de forma complementaria para acabar con el problema de los olores.

Incluso podemos obtener soluciones a la medida de nuestras necesidades, pues los fabricantes de generadores de ozono acostumbran a diseñarlos para responder a requerimientos específicos.

Por ejemplo, los ozonizadores pueden ser portátiles o abastecer de agua o aire a un determinado punto crítico. Igualmente, es posible ozonizar toda la red de distribución de agua sanitaria, con lo que tanto al ducharnos, abrir el grifo de los lavabos o tirar de la cadena obtendremos agua potable.

En el caso de los gimnasios con piscinas y similares, sería muy ventajoso ozonizar el agua de éstas o jacuzzis, pongamos por caso, en sustitución del tradicional cloro.

Y también sería interesante aprovechar el agua ozonizada para las duchas de los gimnasios.

Igualmente, realizar la limpieza con agua tratada con ozono desinfectará y eliminará olores eficaz y fácilmente, con lo que ahorramos en productos limpiadores o, en todo caso, minimizaremos su uso. En suma, la clave no es otra que aprovechar la versatilidad del ozono y la variedad de equipos ozonizadores que tenemos en el mercado o que pueden fabricarnos a la medida a un precio asequible.

Más que eliminar olores

Como hemos apuntado, el ozono no solo no enmascara los olores, sino que los elimina. Literalmente, los destruye gracias a la descomposición de las moléculas que lo provocan, y lo hace como consecuencia de una profunda desinfección que acaba con malos olores y polución en general.

Así pues, más allá de acabar con los olores, el ozono acaba con problemas de insalubridad, eliminando pestilencias a consecuencia de la profunda desinfección lograda. Conseguirlo, en la práctica, significa contar con los generadores de ozono adecuados en cada caso.

Aunque varíen sus prestaciones y diseños, por lo general todos ellos funcionan de forma automática y resultan inocuos con las personas y respetuosos con el medio ambiente. El resultado en los vestuarios de gimnasio, y en otros espacios cerrados, será una calidad ambiental a la carta: una ambiente limpio que dará gusto respirar, desinfectado y sin malos olores.

Los beneficios del ozono también se obtendrán en las superficies con las que entre en contacto, incluyendo la propia piel si contamos con agua ozonizada en las duchas. En el caso de las humedades o problemas de tuberías, tan insalubres como malolientes, el tratamiento con ozono también será de gran ayuda.

Además, se evitan la propagación de enfermedades, ya que se minimizan los virus, bacterias o los temidos hongos, pongamos por caso. Y, en fin, obtendremos un ambiente limpio y oxigenado, libre de contaminación y malos olores.

Clic en el enlace para ver la solución a como desinfectar y eliminar malos olores en gimnasios.

También te puede interesar leer alguno de los siguientes artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *