Ozono para el tratamiento de aguas residuales

El tratamiento de aguas residuales con generadores de ozono es un proceso complejo llevado a cabo en planta industrial especializada que utilizan el ozono en sus fases finales, cuando lo importante es, tanto reducir los compuestos biológicos como conseguir que el agua alcance unos determinados estándares higiénico-sanitarios.

Tratar aguas residuales con ozono para su reutilización

La exigencia de pureza dependerá del uso que se le vaya a dar al agua, bien sea para su reutilización en riego de campos de golf, de cultivos, en piscinas, fuentes o para devolverla a la misma naturaleza.

Los distintos equipos generadores de ozono disponibles en el mercado responden a necesidades muy diversas e incluso puede precisarse la fabricación de un generador de ozono a medida de las exigencias de una determinada actuación.

Alcanzar los estándares reglamentarios en la calidad del agua requiere distintas concentraciones de ozono y procesos de tratamiento planeados en función de los elementos que contaminan cada una de las aguas a tratar. Por ello, los generadores de ozono han de adaptarse a las exigencias concretas de que se trate.

El ozono inyectado en agua en las dosis adecuadas está considerado como un proceso de oxidación de materia orgánica que, en cuestión de segundos, acaba descomponiéndose de forma espontánea en oxígeno y dióxido de carbono.

Gracias a las reacciones químicas que produce consigue eliminar compuestos orgánicos e inorgánicos presentes en ésta, así como olores, sabores y turbidez.

Merece especial mención su capacidad de destruir restos tóxicos procedentes de metales pesados, medicamentos y otras sustancias químicas dañinas para mejorar la calidad del auga. La formación de ozono se logra mediante una descarga eléctrica que disocia las moléculas de oxígeno biatómico y produce la formación de ozono.

El tratamiento de aguas residuales con generadores de ozono para su reutilización tiene múltiples aplicaciones en el sector industrial, que también demanda la depuración de las aguas contaminadas para su reinserción en la naturaleza sin provocar desastres ambientales.

Uno de los principales objetivos en el tratamiento de las aguas residuales es conseguir eliminar las bacterias de aguas residuales con la oxidación de determinados compuestos orgánicos o inorgánicos tóxicos, como el cianuro, oxidación de compuestos orgánicos o la simple eliminación de partículas.

Entre sus ventajas están la facilidad de producción, de actuación, su eficacia en conseguir aguas cristalinas y más desinfectadas que utilizando cloro o sus derivados.

Recordemos, por último, que el ozono ha de generarse en el mismo instante en el que se vaya a aplicar, pues su poder de acción no perdura más media hora y si bien su coste es mayor en un principio, acaba amortizándose.

Haz clic en el siguiente enlace para ver la solución para reutilizar las aguas residuales.

También te puede interesar leer alguno de los siguientes artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *