Desinfección de fábricas embotelladoras de agua mineral

En la siguiente solución vamos a tratar la desinfección de fábricas embotelladoras de agua mineral, tanto la desinfección de envases como de la línea de embotellado y las ventajas y beneficios tiene hacerlo con ozono.

Desinfección de fábricas embotelladoras de auga

Indice:


Desinfección de fábricas embotelladoras de agua mineral – Introducción

A pesar de lo que se cree, el agua embotellada no siempre es sinónimo de pureza e higiene, ya que  puede contener más bacterias que el agua del grifo según estudios recientes de los Estados Unidos y Canadá.

La tecnología del ozono, poderoso desinfectante apto para uso alimentario, resuelve eficazmente los problemas de contaminación microbiológica en algunos de los puntos problemáticos de la industria, en este caso la desinfección de envases y la línea de embotellado.

El consumo de agua embotellada se ha disparado en España (y en general en los países desarrollados) de forma espectacular en los últimos años.
Sin embargo, a pesar de lo que se cree, el agua embotellada no siempre es sinónimo de pureza e higiene, ya que puede contener más bacterias que el agua del grifo según estudios recientes de los Estados Unidos y Canadá.

Esto no resulta extraño teniendo en cuenta que este líquido, aunque mal electrolito, posee la propiedad de disolver e ionizar numerosos compuestos, además de resultar vehículo y hábitat idóneo para los microorganismos que pueden estar presentes en la materia prima, las botellas y/o los conductos de la planta embotelladora.

La tecnología del ozono, poderoso desinfectante apto para uso alimentario, resuelve eficazmente los problemas de contaminación microbiológica en algunos de los puntos problemáticos de la industria, en este caso la desinfección de envases y la línea de embotellado.

Problemas frecuentes

Uno de los puntos críticos en la industria del embotellado de agua mineral lo constituyen los envases, precisamente porque es el punto desde el que distintos microrganismos pueden contaminar el producto final. Otro punto crítico de posible contaminación es la línea de envasado. Los riesgos que representan los primeros son:

  • Envase con objetos extraños (presencia de partículas o cuerpos extraños), o defectos físicos, que afecten la salud o seguridad del consumidor. Dentro de estas partículas se cuentan, por supuesto, microorganismos patógenos, coliformes, etc.
  • Presencia de residuos contaminantes de productos de higienización, no eliminados durante el aclarado.

Contaminaciones producidas por factores exógenos al embotellado propiamente dicho y que pueden contaminar el agua, afectando a su comercialización.

  • Contaminación biológica

    Constituida por microorganismos diversos, sobre todo bacterias coliformes. Asimismo, pueden darse contaminaciones por hongos presentes en los envases o la línea de envasado.

  • Contaminación química

    Debida a los compuestos presentes en el agua o los envases.
    Los metabolitos bacterianos y compuestos químicos pueden arruinan las propiedades organolépticas naturales del agua.

Sabias qué …

El principal problema en el envasado de agua lo constituye la contaminación microbiológica del agua.

Como ya hemos comentado, los envases son una puerta abierta a la contaminación del agua una vez envasada, que puede dar al traste con todo el esfuerzo productivo, por muy controlados que estén, higiénicamente, los demás procesos.

Durante los últimos años se han realizado diversos estudios que afirman que el agua embotellada puede contener más bacterias que el agua del grifo, y en algunas marcas supera los niveles permitidos por la ley, según una nueva investigación de los Laboratorios Crest.

Un equipo de científicos canadienses ha descubierto que el 70% de las marcas de agua embotellada que están disponibles en las tiendas contiene niveles elevados de bacterias. Los investigadores, de los Laboratorios C-crest en Canadá, descubrieron que el agua del grifo contiene menos bacterias que muchas de las marcas de agua embotellada.

La Dr. Sonish Azam, microbióloga de los Laboratorios C-crest, afirmó que el análisis del agua embotellada no estuvo a la altura de los slogans con que se publicita, ya que las bacterias heterotróficas se encontraron en algunas botellas en cantidades de cien veces más que el límite permitido.

Los científicos canadienses encontraron que el 70 por ciento de las más populares marcas de agua embotellada tenía altos niveles de bacterias.

Sabías qué …

“El uso del ozono representa la utilización de un agente desinfectante eficaz, seguro, sin valor residual, que no traslada sabores, olores ni aspecto “extraños” al agua.”

Ventajas y beneficios de usar ozono

Algunos beneficios que tiene la desinfección de agua con ozono.

El agente oxidante ideal para desinfección de agua y conductos debería cumplir los siguientes requisitos:

  • Máximo poder oxidante con el menor tiempo de contacto.
  • Ser efectivo frente a un amplio rango de microorganismos.
  • Alta eficacia desinfectante.
  • Actuar rápidamente y ser efectivo a bajas concentraciones en un amplio rango de pH
  • Fácil y seguro de manejar, que no produzca exceso de oxidantes que deban ser eliminados.
  • No formar productos de reacción tóxicos o irritantes.
  • No originar cambios en la composición del agua.
  • Ecológicamente seguro.

Como hemos expuesto, el ozono cumple todos y cada uno de estos requisitos por su peculiar naturaleza. Generado in situ por descarga eléctrica en el aire, el ozono participa activamente en los fenómenos de oxidación y esterilización de las aguas y conductos, gracias a su alto potencial redox, que lo convierte en el oxidante más potente después del flúor.

Mediante la utilización correcta de la tecnología del ozono pueden conseguirse los siguientes resultados:

  • Desinfección eficaz en el lavado de envases, asegurando la eliminación de cualquier tipo de microorganismo que pudieran contener.
  • Envases sin residuos contaminantes de productos químicos de higienización, ya que el ozono se descompone rápidamente en oxígeno sin dejar residuales nocivos.
  • Higienización y alta desinfección de las líneas de envasado.
  • Destrucción de los contaminantes químicos depositados en las tuberías de conducción.
  • Destrucción total o parcial de los contaminantes químicos del agua que deterioran las características organolépticas del producto (causantes de malos olores y sabores)

Es crucial en las embotelladoras de agua el asegurar que no se aportan microorganismos indeseables en los envases antes de introducir en ellos el agua y, sobre todo, garantizar la desinfección total de las botellas mediante un buen lavado con agua ozonizada que elimine el 100% de los microorganismos que pudieran quedar en su interior.

Asimismo, utilizar el agua ozonizada en el inicio de la línea de envasado y a lo largo de todo el proceso de embotellado, mediante un generador de alta concentración, con bomba de recirculación y reactor de transferencia, además de generador de oxígeno que optimiza su funcionamiento eliminando el nitrógeno y otros gases que restan producción a los equipos de ozono, garantizará que los conductos y maquinaria están desinfectados en todo momento.

Es recomendable, también, el tratamiento con ozono al finalizar el día, a fin de asegurar la desinfección de las canalizaciones de llenado, evitando depósitos minerales que, una vez secos y adheridos a los conductos, pueden servir de refugio a multitud de microorganismos que recontaminarían la instalación continuamente. Es, por lo mismo, conveniente, en caso de paradas superiores a una hora, realizar un enjuague de la embotelladora con agua ozonizada.

Por otra parte, el agua tratada con este generador resulta idónea para otros usos en la industria, como limpieza de depósitos con agua a presión, limpieza de mangueras, etc.
En resumen, el uso del ozono representa la utilización de un agente desinfectante eficaz, seguro, sin valor residual, que no traslada sabores, olores ni aspecto “extraños” al producto final.

Puntos críticos

A fin de regular el sector del agua embotellada y establecer obligaciones de etiquetado que darán mayor información a la hora de consumir, en el mes de enero de 2011 se publicó en el BOE el Real Decreto 1799/2010, de 30 de diciembre, por el que se regula el proceso de elaboración y comercialización de aguas preparadas envasadas para el consumo humano.

En este RD se definen las aguas preparadas como “aquellas distintas a las aguas minerales naturales y de manantial, que pueden tener cualquier tipo de procedencia y se someten a los tratamientos fisicoquímicos autorizados necesarios para que reúnan las características de potabilidad establecidas en el anexo I”

Asimismo, se detallan las condiciones de explotación y comercialización a fin de asegurar la idoneidad del agua envasada para su consumo. Entre estas condiciones se encuentran, por supuesto, los controles de contaminación microbiológica mediante el cuidado de las condiciones higiénico-sanitarias de los procesos en todas las fases de la producción.

Uno de los puntos críticos en esta Industria lo constituyen los envases, precisamente porque es el punto desde el que distintos microrganismos pueden contaminar el producto final. Otro punto crítico de posible contaminación es la línea de envasado. Los riesgos que representan los primeros son:

  • Envase con objetos extraños (presencia de partículas o cuerpos extraños), o defectos físicos, que afecten la salud o seguridad del consumidor. Dentro de estas partículas se cuentan, por supuesto, microorganismos patógenos, coliformes, etc.
  • Presencia de residuos contaminantes de productos de higienización, no eliminados durante el aclarado.

Soluciones: tratamientos de desinfección del agua y envases con ozonos y línea de embotellado

Por supuesto, la solución a estos problemas pasa por una desinfección eficaz del agua, los conductos de distribución y los envases.

El objetivo de la desinfección es el de inyectar un desinfectante para obtener agua, de forma continua, exenta de bacterias y otros gérmenes patógenos, conforme a las normas y a los ensayos oficiales, basados en Escherichia coli, estreptococos fecales y Clostridium sulfito-reductores.

Existen varios tipos de sistemas de desinfección capaces de evitar los problemas que la contaminación del agua destinada a uso potable puede originar, clasificados según la naturaleza del desinfectante utilizado (químicos, físicos y físco-químicos).

La ósmosis inversa es uno de los más efectivos procedimientos físicos de desinfección utilizados. No obstante, como ya hemos señalado, a pesar de ser tratada el agua mediante ósmosis, la contaminación puede aparecer en el producto final debido a una mala gestión de los envases reutilizables. Esto se puede evitar con el lavado de las botellas con agua ozonizada.

En el artículo 6 de RD 1799/2010, “Manipulaciones permitidas”, se especifica el uso de la ozonización como uno de los métodos válidos para la higienización en el sector del embotellado de agua:

Estarán permitidos los siguientes tratamientos o manipulaciones:

  1. Los tratamientos fisicoquímicos pertinentes, tales como decantación, floculación, filtración y desinfección con métodos químicos o físicos autorizados, como cloración, rayos ultravioleta, ozonización y ósmosis inversa, siempre que los subproductos asociados a las sustancias, materiales o procesos utilizados no permanezcan en el agua destinada al consumo en concentraciones superiores a los reseñados en el anexo I, y siempre que no suponga directa o indirectamente un menoscabo de la salud humana.”

En cuanto a los residuales a los que se hace referencia en el Anexo I, el ozono no figura, debido a su rápida descomposición en agua.

De hecho, el ozono está contemplado en el real decreto 140/2003, de 7 de febrero, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano, donde se incluye como sustancia para el tratamiento del agua, ya que cumple con la norma UNE-EN correspondiente y en vigencia (incluida en el Anexo II del RD, normas UNE-EN de sustancias utilizadas en el tratamiento del agua de consumo humano: UNE-EN 1278:1999- Ozono).

En dicha norma se reconoce el ozono como desinfectante en la potabilización de aguas. En palabras textuales de la norma española:

“El ozono se auto-descompone en el agua. Por tanto, a las dosis habitualmente aplicadas, no se requiere generalmente ningún proceso de eliminación. …”

Nuestros equipos de ozono impiden la multiplicación de microorganismos utilizando sistemas bacteriostáticos y los eliminan mediante biocidas ecológicos. La solución para la desinfección de fábricas de agua mineral, tanto de envases como la línea de embotellado se puede llevar a cabo con alguno de nuestros equipos industriales de generadores de ozono.


Descárgate ahora nuestro informe técnico. Informe embotelladoras de agua
Descargar Informe

¿Quieres más información?

 Contacta ahora y te informaremos de las ventajas del ozono como desinfectante






Confirmo que he leído la Política de Privacidad


Otras soluciones para el Tratamiento de Aguas que te podrían interesar