Recuperación y desinfección de aguas pluviales

En la siguiente solución vamos a tratar la recuperación y desinfección de aguas pluviales y las ventajas y beneficios tiene hacerlo con ozono.

Recuperación y desinfección de aguas pluviales

Indice:


Recuperación y desinfección de aguas pluviales – Introducción

La energía no es el único recurso que debemos preservar si queremos asegurar un desarrollo sostenible: resulta evidente, y más en países como el nuestro, que se enfrentan a una creciente escasez de agua, la necesidad de enfoques globales respecto a su uso.

Así, la captación, almacenamiento y reutlización de las aguas pluviales supone una medida ecológica capaz de racionalizar y ahorrar costes de agua, ya que puede ser utilizada posteriormente para diversos usos: llenado de acuíferos, riego de cultivos o jardines, procesos industriales, aguas de baño, recreo y otros usos.

No obstante, cualquier almacenaje de agua constituye un riesgo, ya que en los depósitos se crea un hábitat idóneo, por las condiciones de humedad y temperatura que en ellos se da, para infinidad de microorganismos que pueden ser patógenos.

Incluso en el caso de reutilizar el agua pluvial únicamente para riego, este agua debe de cumplir unas condiciones mínimas de calidad, sin llegar a ser potable, a fin de que no constituya un riesgo para la salud de las personas en contacto con ella.

Ello es posible gracias a los tratamientos avanzados de aguas, que incluyen pasos adicionales a la depuración para mejorar la calidad del efluente eliminando los contaminantes recalcitrantes.

Sabías que …

“Si se pretende la reutilización del agua pluvial, la desinfección por tratamiento con ozono es considerada el método más fiable.”

¿Qué son las aguas pluviales?

La lluvia es precipitación de agua en forma de gotas. Cuando éstas alcanzan un diámetro superior a los 0,5 mm caen a la tierra por la gravedad a una velocidad superior a los 3 m/s. En estos momentos, se produce la lluvia.

Pueden definirse las aguas pluviales como el conjunto de aguas captadas y almacenadas a partir del agua de lluvia y que pueden llevar elementos extraños bien por causas naturales, bien provocadas de forma directa o indirecta por la actividad humana, al discurrir por espacios libres y tejados y azoteas de edificios.

Las aguas de escorrentía pluvial pueden evacuarse, o no, conjuntamente con las aguas residuales domésticas e industriales, dando lugar a los sistemas denominados unitarios, o separativos.

Los sistemas de pluviales no usados pueden convertirse en un foco de infecciones.

Cierto que existe la posibilidad de poner en las cabeceras de los ramales arcas de descarga que, cada cierto tiempo, descargan una cantidad determinada de agua para limpiar los conductos, pero es un gasto que muchas zonas no se pueden permitir precisamente por falta de agua y por ser necesario hacerlo en las estaciones secas.

Riesgos

  1. Contaminación biológica

    Agua almacenada contaminada por bacterias, hongos, y virus. Falta de desinfección en los conductos de agua. Formación de película biológica como reservorio de microorganismos patógenos.

  2. Contaminación química

    Procedente del agua de lluvia y/o de las superficies por las que discurre antes de su almacenamiento. Asimismo, los desinfectantes a base de cloro, dependiendo de la naturaleza del agua y los contaminantes que contenga, pueden formar subproductos tóxicos, como los trihalometanos.

  3. Infecciones y contagios

    Los trabajadores y usuarios de los espacios en los que se utiliza el agua contaminada pueden verse afectados por diversas afecciones de gravedad variable. Mucho más si se trata de agua que pretende ser utilizada para consumo humano, con el riesgo que la ingesta de un agua contaminada, bien microbiológica o químicamente, implicaría.

  4. Aparición de legionelosis

    Entre las consecuencias más comunes de la contaminación del agua de depósitos está la aparición de legionelosis.
    Se trata de una neumonía infecciosa poco común causada por la inhalación de gotas de agua o partículas contaminadas por la bacteria Legionella pneumophila, ampliamente difundida en la naturaleza.

Cosemar Ozono te garantiza un seguimiento de la situación y una revisión periódica de sus equipos.

Sabías qué …

“En Cosemar Ozono realizamos un control microbiológico del aire interior y certificamos la salubridad e higiene de tus instalaciones”

Sistemas de depuración de aguas pluviales

La recuperación de aguas pluviales consiste en utilizar las cubiertas de los edificios como captadores. De este modo, el agua se recoge mediante canalones o sumideros en un tejado o una terraza y se conduce a través de bajantes, para almacenarse finalmente en un depósito, que puede estar enterrado o situado en superficie.

El depósito se debe dimensionar en función de los usos acordados, la superficie de la cubierta y la pluviometría de la zona; posteriormente el agua disponible se impulsa y distribuye a través de un circuito hidráulico independiente de la red de agua potable. Los consumos admisibles o autorizados con agua pluvial son usos en los que no se requiere agua potable. Lo más práctico, fácil y barato es derivarla para riego; se necesita un mínimo de infraestructura y se consigue, asimismo, un buen ahorro. En muchos municipios ya existen normativas para el aprovechamiento de las aguas pluviales, con motivo de las recientes sequías y las perspectivas climatológicas a medio y largo plazo.

Previamente a su almacenamiento, el agua debe ser filtrada a fin de eliminar todos aquellos elementos de diferente tamaño, que por su acción mecánica, pueden afectar al funcionamiento del sistema depurador, así como para evitar restos orgánicos que podrían constituirse en materia orgánica apta para el sustento de colonias de microorganismos.

El agua del depósito requiere, no obstante, un tratamiento de higienización a fin de que no se corrompa y pueda ser un reservorio de microorganismos indeseables, ya que el filtrado no es garantía de desinfección.
Así pues, si el objetivo es la reutilización del agua de lluvia, es necesario un tratamiento avanzado de las aguas del depósito.

Los tratamientos avanzados incluyen pasos adicionales para mejorar la calidad del agua eliminando los contaminantes recalcitrantes.

Hay procesos que permiten eliminar más de un 99% de los sólidos en suspensión y reducir la DBO5 en similar medida.

Los sólidos disueltos se reducen por medio de procesos como la ósmosis inversa y la electrodiálisis.

Sabías que …

“Si se pretende la reutilización del agua pluvial, la desinfección por tratamiento con ozono es considerada el método más fiable.”

Tratamientos avanzados: El ozono en la reutilización de aguas pluviales

El ozono consigue, con una instalación sencilla, una eficaz desinfección incluso de aguas residuales tratadas, cuánto más de las aguas pluviales, que generalmente contiene una concentración muy baja de contaminantes, dada su nula manipulación.

Es probable que en el futuro se generalice el uso de estos y otros métodos de tratamiento de aguas a la vista de los esfuerzos que se están haciendo para conservar el agua mediante su reutilización.

Ventajas y beneficios de desinfectar agua con ozono

  1. EFICACIA EN LA DESINFECCIÓN

    El ozono es un potentísimo biocida que actúa con rapidez y a bajas concentraciones en la eliminación de todo tipo de microorganismos y protozoos. De hecho, el ozono está autorizado como coadyuvante en la potabilización de agua por el Real Decreto 140/2003, de 7 de Febrero, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano.

    De hecho, las ETAP (Estaciones de Tratamiento de Agua Potable) de los embalses de Valmayor y Santillana, del Canal de Isabel II de Madrid, utilizan la ozonización en sus últimas etapas de potabilización.

  2. PREVENCIÓN DE APARICIÓN DE BROTES DE LEGIONELLA

    La legionelosis es, desgraciadamente, una de las enfermedades “urbanas” más conocida: prácticamente todos los veranos se declara en España algún brote de legionelosis que provoca no pocas víctimas.

    La Legionella se encuentra en varios ambientes naturales y artificiales, a partir de los cuales puede llegar a infectar instalaciones como torres de refrigeración, agua sanitaria, depósitos de agua, etc., lugares susceptibles de ofrecer el hábitat apropiado para el desarrollo de la bacteria. Este ambiente, junto con la producción de aerosoles que pueden propiciar dichas instalaciones, son los principales causantes de los brotes de legionelosis.

    Como respuesta al problema de Salud Pública que esta bacteria constituye, en 2003 se publicó el Real Decreto 865 con el fin de prevenir la aparición de nuevos brotes en las instalaciones proclives a ello, y que el RD denomina “de riesgo”.

    Los tratamientos físico-químicos como la ozonización, son contemplados en el 865, teniendo Cosemar ozono una amplia experiencia en la desinfección de agua, tanto en torres de refrigeración como en el resto de instalaciones susceptibles de propagar Legionella.

  3. BAJA PERSISTENCIA: IMPACTO AMBIENTAL NULO.

    El ozono no es vertido al medio, sino que se mezcla con el agua a medida que se produce, de manera que todo el ozono generado pasa a estar disuelto.

    La vida media del ozono es muy corta, del orden de 20-60 minutos, dependiendo del pH y la calidad del agua, por lo que se descompone rápidamente sin dejar residuales.

    Además, el ozono es capaz de convertir, por oxidación, moléculas potencialmente dañinas (alcanos y alquenos, de elevada reactividad) en compuestos menos tóxicos, lo que supone un beneficio ambiental añadido.

  4. FACILIDAD Y SEGURIDAD DE MANEJO, TRANSPORTE Y APLICACIÓN

    El ozono es un agente irritante en su forma gaseosa y está clasificado como nocivo. Sin embargo, disuelto en agua no presenta toxicidad alguna.

    Por otra parte, al generarse in situ, se hace innecesaria su manipulación, almacenamiento o transporte, lo que redunda en una disminución muy significativa de los riesgos derivados de estas actividades (irritaciones y corrosiones, accidentes graves por vertidos de sustancias peligrosas).

  5. BAJO COSTE

    El tratamiento con ozono conlleva las ventajas económicas que suponen la reducción de costes por accidentes laborales debido a su baja peligrosidad, el ahorro de agua que representa el permitir ciclos de concentración mayores por su rápida descomposición y la reducción de costes de mantenimiento de las instalaciones al resultar el ozono sumamente efectivo en la eliminación de la película biológica (biofilm) y en la prevención de incrustaciones.

Solución

El ozono es el biocida más indicado para la purificación del agua procedente de depósitos de aguas pluviales para su posterior reutilización en riegos, fuentes, actividades recreativas, etc., con el ahorro que dicha reutilización supone, tanto en términos de agua potable como económicos.

Nuestros equipos de ozono impiden la multiplicación de microorganismos utilizando sistemas bacteriostáticos y los eliminan mediante biocidas ecológicos. La solución para la  reutilización de aguas pluviales se puede llevar a cabo con alguno de nuestros generadores de ozono industriales.


Descárgate ahora nuestro informe técnico. Tratamiento de Aguas Pluviales con Ozono
Descargar Informe

¿Quieres más información?

 Contacta ahora y te informaremos de las ventajas del ozono como desinfectante






Confirmo que he leído la Política de Privacidad


Otras soluciones para el Tratamiento de Aguas que te podrían interesar