Piedras difusoras para ozonizadores

Piedras difusoras para ozonizadores. Las piedras difusoras son un accesorio fundamental para ozonizar el agua. Colocada en el extremo del tubo del ozonizador, simplemente debe introducirse en un recipiente con agua para conseguirse el tratamiento buscado.

Uso de las piedras difusoras para ozonizadores

Tanto si se trata de generadores de ozono mixtos (de aire y agua) como de equipos exclusivos para ozonizar agua, todos ellos vienen de fábrica con complementos diversos, incluyendo tubos, bolsas y piedras difusoras para así posibilitar su uso en distintas situaciones.

La ozonización del agua, por lo tanto, se logra mediante la piedra difusora, aplicada en el tubo (o directamente con el tubo en solitario e incluso a través de otros conductos, dependiendo del dispositivo de que se trate), y sus usos pueden ser de muy distinto tipo.

Llenar un recipiente con agua e introducir el tubo con la piedra difusora es el modo de ozonizarla para la limpieza de superficies de toda clase (alimentos, nuestra piel o cabello, la higiene del hogar) o, por supuesto, para beberla.

En tan sólo unos minutos podemos disponer de agua ozonizada obtenida gracias a la piedra difusora, con la que poder desinfectar frutas y verduras o demás alimentos frescos (carne y pescado) u objetos por inmersión. Así eliminamos restos de pesticidas, herbicidas o derivados del petróleo -como el benceno que se usan para mantenerla fresca- y otras partículas nocivas que la ensucian, así como virus que representan un peligro para la salud.

Ya se trate de verdura convencional o ecológica, siempre es recomendable sumergirlas en agua ozonizada, pues puede contener sustancias como huevos de parásitos, que no desaparecen sólo con agua. Asímismo, además de lavarlas nos proporcionan una mayor vida útil al retrasar su maduración.

Lavar el interior de la nevera con agua ozonizada de forma regular también es fundamental para desodorizarla y desinfectarla de forma tan profunda como inocua.

Otro interesante uso del ozono generado mediante la piedra difusora se refiere a la higiene personal, tanto a la hora del baño como de un enjuague bucal o del lavado de pies, pongamos por caso. Mantener el generador de ozono encendido con la piedra difusora por la que sale el gas debajo de los pies o en la bañera ozonizará el agua de forma óptima con el temporizador en funcionamiento alrededor de diez o quince minutos.

En suma, por lo tanto, la piedra difusora sirve para un sinfín de aplicaciones, prácticamente para todas aquellas para las que debamos ozonizar el agua u otros líquidos, con algunas excepciones, como la ozonización de aceite, que no precisa de la misma.

Clic en el enlace si necesitas comprar ahora piedras difusoras para tu ozonizador .

También te puede interesar leer alguno de los siguientes artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *