Uso de ozono en la conservación de frutas y verduras

El uso de generadores de ozono tiene innumerables ventajas en este alimento como es la fruta que tan perecedero es. En el caso de las manzanas, éstas pueden ser ozonizadas en los mismos almacenes frigoríficos.

Conservar frutas y verduras usando ozono

Gracias al efecto germicida que tiene el ozono, se evita la putrefacción de dicha fruta como su fermentación. Con la cantidad correcta de ozono se logrará que no se formen mohos en la fruta ni siquiera en sus envases además de conseguir que no haya una pérdida de peso de la fruta al usar un alto grado de humedad.

Otra de las ventajas de lo generadores de ozono en la conservación de las manzanas es su efecto desodorizante y es que al conseguir eliminar todas las emanaciones de gases de las frutas consigue evitar la pérdida de sus aromas a la vez que permite el almacenamiento de diferentes manzanas mientras cada una de ellas sigue conservando sus particulares características.

Cuando se vacíen las cámaras frigoríficas donde han estado almacenadas las manzanas es aconsejable usar ozono para desinfectar dichas cámaras frigoríficas de frutas y así que queden en unas condiciones óptimas para cualquier almacenamiento posterior.

El uso del uso del ozono en la conservación de frutas y verduras está muy extendido con las naranjas ya que controla tanto los mohos como el ambiente que rodea al almacenamiento de esta fruta y que está producido en gran parte por las emanaciones de sus esencias.

Con el ozono y con su propia esencia se genera una especie de neblina que protege al fruto. Para evitar que la piel de esta fruta se reseque y conservar un aspecto de recién cosechada, es necesario mantener una humedad elevada junto con el uso de ozono además de que también se consigue con este gas que penetren olores del exterior y se mezclen con la fruta.

Con las concentraciones justas de ozono en los melocotones se consigue alargar la vida de éstos con la conservación de todas sus propiedades. El melocotón sale muy fresco, sin ninguna señal de haber sido atacado por cualquier hongo y reduciendo las mermas.

Los plátanos por su parte tienen dos vertientes que se deben diferenciar. Por una parte está el transporte desde el mismo lugar donde se han producido hasta el consumo y por otra el de su conservación una vez han madurado. Durante su transporte, si existe un ambiente ozonizado y con la temperatura correcta, los plátanos se conservarán verdes y todas las emanaciones producidas por esta fruta serán eliminadas, consiguiéndose por tanto que llegue en óptimas condiciones a su lugar de destino. Durante su proceso de maduración el ozono no debe ser aplicado porque sino el plátano no maduraría, pero una vez que lo ha hecho, conviene ozonizar para prolongar el almacenamiento de dicho producto.

Sigue el siguiente enlace para ver más soluciones de higiene alimentaria.

También te puede interesar leer alguno de los siguientes artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *