Prevención de enfermedades en clínicas veterinarias con ozono

La prevención de enfermedades en clínicas veterinarias es un punto esencial de la limpieza de las instalaciones, una tarea que ha de realizarse de forma profesional para garantizar la higiene necesaria en estos establecimientos sanitarios.

Si por un lado se precisa de higiene por la constante presencia de animales enfermos, que requieren de un entorno lo más higiénico posible para no empeorar, también se necesita desinfección para evitar que éstos acaben contagiando a otros animales sus enfermedades. Pero no sólo eso porque, como es sabido, los mismos veterinarios y auxiliares están expuestos a un riesgo evidente en el desarrollo de su profesión.

Ozono para la desinfección de clínicas veterinarias

Por lo tanto, teniendo en cuenta también la seguridad de los dueños de las mascotas desde un punto de vista higiénico sanitario, se hace necesario una higiene importante en toda clínica veterinaria, a ser posible haciendo uso del ozono para lograr una limpieza profunda que esteriliza superficies y ambientes, así como utensilios clínicos de forma rápida, cómoda e inocua para la salud de personas, animales, así como del entorno.

La sala de espera de una clínica veterinaria, por ejemplo, puede mejorar su calidad ambiental de forma importante con la instalación de un moderno purificador de aire que combine tecnologías punta en el tratamiento del aire, como el ozono, los rayos ultravioleta, los filtros Hepa y de carbón activo y la emisión de iones. Será, por lo tanto, un trabajo conjunto de todas ellas el que nos brinde un aire puro, siempre renovado y libre de bacterias, virus y polución de todo tipo.

Otro punto clave en la prevención de enfermedades consiste en el uso del ozono para la limpieza periódica para la desinfección de los conductos del aire acondicionado de los aparatos climatizadores que se encuentren en salas de espera o en las mismas consultas. Sólo así conseguiremos erradicar los agentes patógenos que proliferan en su interior, propagándose a través del mismo aire por toda la estancia, con el riesgo que ello conlleva.

Del mismo modo, el tratamiento de agua ozonizada servirá a las mil maravillas para limpiar suelos, paredes, sillas, mesas, camillas y demás mobiliario. Por último, pero no por ello menos importante, el ozono tiene un sinfín de aplicaciones de índole clínico que se utilizan en entornos médicos de todo el mundo con el fin de esterilizar herramientas de trabajo, superficies y ambientes gracias a equipos especializados en estas funciones.

También te puede interesar leer alguno de los siguientes artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *