¿Qué es la alergia primaveral?

La alergia primaveral sigue siendo en la actualidad un misterio sin resolver por completo para la medicina a la vez que es un trastorno cada vez más frecuente y muy temido, por las grandes incomodidades que genera en las personas que la padecen, debido a un fallo del sistema inmunitario inexplicable, se debe a varios factores y genera reacciones excesivas del organismo ante estímulos que parecen ser a priori, inofensivos.

Alergia de tipo ambiental

La primera explicación que se da a este tipo de alergia es la de tipo ambiental ya que el polen llega a combinarse con las partículas químicas procedentes de la contaminación existente en el aire y se crean compuestos mucho más complejos  que reaccionan en el sistema inmunitario de las personas, provocando tanto en niños como en adultos toses secas, narices que gotean, enrojecimientos de ojos y picores a la vez que la respiración puede volverse más fatigada.

Junto con los cambios climáticos que se producen durante la estación de la primavera, una mala alimentación que no favorezca el buen funcionamiento de la flora intestinal, puede llegar a agravar los síntomas alérgicos.

Es probable que las alergias primaverales aparezcan a cualquier edad aunque lo habitual es que suelan dar la cara a partir de la edad de dos años, sobre todo en la primavera y en forma de rinitis alérgica o de asma. Para tratar este tipo de alergias existen vacunas, aerosoles y antihistamínicos que, siempre recetados por un médico, ayudan a reducir estos síntomas tan desagradables para las personas alérgicas.

Una buena alimentación también puede contrarestar los síntomas de la alergia primaveral. Ver enlace.

En cualquier caso, en el momento en que alguien de nuestra familia ya sea mayor o pequeño, padece este tipo de alergias, es recomendable la utilización de unos aparatos de tipo doméstico que reciben el nombre de purificadores de aire y que gracias a su avanzada tecnología crean un flujo de aire que consiguen matar y absorber los agentes causantes de todo tipo de alergias, es decir, el polvo, los virus, bacterias, polen, etc.

Además gracias a su emisión de iones, consiguen aumentar el oxígeno que llega a los pulmones descongestionando el aparato respiratorio. Un purificador de aire, por tanto, es una opción excepcional para conseguir un ambiente limpio y libre de impurezas donde pueden residir  las personas alérgicas y disfrutar de  una mejor calidad de vida.

También te puede interesar leer alguno de los siguientes artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *