Cultivos hidropónicos tratados con ozono

Cultivos hidropónicos tratados con ozono, a la hora de crear un espacio para cultivos hidropónicos el ozono puede ser de inestimable ayuda para obtener los mejores resultados a un precio asequible y con el mínimo esfuerzo. Ya sea en interiores o al aire libre, la hidroponía tiene en el ozono a un gran aliado.

En este artículo vamos a repasar las principales razones por las que el ozono tiene un enorme potencial para hacer la diferencia tanto a la hora de ahorrar tiempo, esfuerzo y dinero durante su cultivo como en lo que respecta a los rendimientos.

La hidroponía es un método agrícola basado en el cultivo de plantas que prescinden de la tierra, sustituyéndola por sustratos de distintos tipos. Es frecuente su reemplazo por agua, a la que se incorporan nutrientes y soluciones minerales nutritivas.

Si bien se trata de una técnica de cultivo revolucionaria en cuanto a su rendimiento y eficiencia en el aprovechamiento de recursos, por otro lado precisa un estricto control de la luz y un paralelo análisis de las aguas nutritivas que circulan en cantidades controladas.

En este aspecto, si seguimos las metodologías adecuadas, por otro lado muy sencillas, la tecnología del ozono garantiza un agua libre de polución orgánica e inorgánica.

¿Cómo ayuda el ozono?

El ozono disuelto en agua es de vital importancia para asegurar el éxito de un cultivo hidropónico con total seguridad agroalimentaria. Su poder desinfectante e inocuo garantiza una mayor y mejor producción a través de un tratamiento ecológico con un mínimo costo, mantenimiento y consumo.

Por un lado, la desinfección del agua nos ayuda a eliminar microorganismos y contaminación de todo tipo. Simplemente con la inyección de ozono en muy pequeñas cantidades minimizaremos su presencia.

El ozono purificará la solución acuosa de forma inocua, sin necesidad de añadir soluciones químicas costosas y perjudiciales para la salud y el entorno. Gracias a ello el agua actuará como agente biocida.

Al reducir la presencia de los microorganismos conseguimos una acción preventiva frente a la aparición de enfermedades que pueden acabar con la planta o reducir su vigor y, por lo tanto, también la cantidad y calidad de la cosecha.

En concreto, es tremendamente eficaz para acabar con los mohos y hongos, un típico problema en ambientes húmedos como el que se propicia en los cultivos hidropónicos.

Aunque las enfermedades más frecuentes de las plantas en cultivo hidropónico suelen causarlas los hongos, pueden verse afectadas por otras muchas enfermedades que afectan al crecimiento y a la calidad de la cosecha.

Los factores ambientales influyen de forma importante, por lo que su control es fundamental. Entre ellos, el flujo del aire, el pH, la composición de la solución nutritiva y la pureza del agua desde la misma fase del semillero.

Las enfermedades pueden afectar tanto al follaje como a las raíces. Además, en muchos casos la presencia de microorganismos viene acompañada por una ineficacia de los nutrientes.

El resultado son plantas pobres, que no pueden aprovechar los nutrientes ni hacer frente a las enfermedades. Lógicamente, tampoco ofrecen la cosecha esperada y en ocasiones incluso llegan a hacerla inviable. Un cúmulo de problemas que se traduce en una difícil papeleta para el agricultor.

Afortunadamente, la ozonización del agua representa una solución para todos estos problemas. Su versatilidad permite que la desinfección obtenida redunde de forma positiva en un sinfín de aspectos.

Su actuación como germicida acaba con la contaminación microbiológica, sumándose a su inocuidad con el entorno y la salud de trabajadores y consumidores. A su vez, la oxigenación extra que obtenemos nos ayuda a la regeneración celular, actuando como vigorizante.

Las plantas crecerán más vigorosas, serán resistentes a enfermedades y aprovecharán al máximo las soluciones nutritivas. Ya sea detectando la fuente de infección y actuando mediante el riego o pulverizando las hojas, con el agua ozonizada obtenemos un insecticida natural a nivel sistémico y/o de aplicación directa.

También te puede interesar leer alguno de los siguientes artículos

La ayuda que supone el ozono para las plantas también se traduce en una reducción del tiempo entre plantación y cosecha. O, lo que es lo mismo, podemos obtener una mayor producción en cada cosecha y también a lo largo del año, pues su número aumenta.

En el caso de realizar cultivos ecológicos, si bien la hidroponía ya es de por sí una agricultura más sostenible, podemos aprovechar las ventajas del ozono para conseguir una producción orgánica.

No solo ahorraremos recursos como la tierra o el agua gracias al propio enfoque de la hidroponía, sino también mediante el uso del ozono. Por lo tanto, puede afirmarse que las ventajas del ozono tienen un valor añadido tratándose de cultivos hidropónicos.

Una vez finalizada la ozonólisis, el agua aportará una cantidad extra de oxígeno que llegará a la planta a través de las raíces. Una oxigenación que resultará muy beneficiosa para evitar

El riego con agua ozonizada

Como es bien sabido, el riego en la agricultura es un aspecto fundamental de la hidroponía. Más allá de precisarse un recurso tan esencial para la agricultura como es el agua, en su caso se dan circunstancias muy especiales.

En primer lugar, el sustrato no tiene la misma capacidad de retención de humedad que la tierra, por lo que se hace necesario asegurar un riego constante. Esta es la razón por la que, por lo general, se recurre a un sistema automatizado de riego.

También se puede optar por otras modalidades, como el riego por surcos o por aspersión, si bien la elección no es caprichosa. Lo idóneo es elegir la más eficiente, aquella que nos permita ahorrar agua y adecuarla a las particularidades del cultivo.

El ozono, en este aspecto, será un gran aliado por doble partida.

Gracias a su poder desinfectante del ozono podremos reutilizar el agua de redes internas y también purificar aguas insalubres. De un modo u otro, como ventaja añadida la ozonización nos ayudará a ahorrar agua.

Si optamos por un sistema de riego de agua ozonizada que moja las hojas, el ozono también nos ayudará a conseguir óptimos resultados Por un lado, prevendrá la formación de infecciones por hongos o bacterias, al tiempo que ayudará a oxigenar la atmósfera.

Esa oxigenación extra ayudará a renovar el ambiente en espacios cerrados, como viveros o invernaderos. Bastará con controlar factores como la temperatura, la luminosidad o el nivel de oxígeno en el aire para encontrar el equilibrio que necesita nuestra plantación.

Generadores de ozono automatizados

En el mercado encontraremos generadores de ozono especialmente diseñados para este uso. En función de nuestras necesidades elegiremos uno u otro modelo. Al margen del tipo de aparato elegido, son generadores compactos y modulares, de funcionamiento automatizado, mínimo consumo energético y gran durabilidad.

Los generadores de ozono automáticos son equipos que realizan la desinfección del agua de riego no solo para cultivos hidropónicos, sino también para agricultura convencional o ecológica en invernaderos, viveros, huertos o semilleros.

En todos los casos, ha de seguirse una metodología adaptada a cada situación. Bastará con realizar un estudio de las particularidades del cultivo hidropónico de que se trate para establecerla. Será entonces cuando conozcamos el generador de ozono idóneo y la programación adecuada para un uso automatizado.

Una vez establecidas las dosis exactas se procederá a su programación con el fin de que el mismo dispositivo introduzca el ozono en el sistema de riego para la obtención de todos sus beneficios.

Sigue el siguiente enlace si quieres ver la solución para el tratamiento del agua con con ozono en cultivos hidropónicos.

También te puede interesar leer alguno de los siguientes artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *