Eficacia de los ozonizadores

Eficacia de los ozonizadores. El ozono es un gas natural con resultados más que probados en desinfección y eliminación de olores. El uso de los distintos ozonizadores orienta su eficacia hacia objetivos distintos, por lo que la elección del dispositivo adecuado y su correcto manejo son requisitos indispensables para conseguir los mejores resultados.

Eficacia de los generadores de ozono

La eficacia de los generadores de ozono depende de las necesidades concretas que tengamos, y de disponer del equipo necesario para actuar. En este sentido, la orientación experta (fabricantes y distribuidores) es clave a la hora de encontrar el modelo idóneo.

Una vez adquirido, seguiremos las indicaciones de mantenimiento, supervisión y manejo que cada máquina precise. Lógicamente, hay una gran diferencia entre ozonizadores de uso industrial o profesional, más complejos, y los diseñados para el hogar. Aunque siempre estaremos ante unos equipos electrónicos con el mínimo mantenimiento y lo más automatizados posible.

Los distintos modelos de generadores de ozono u ozonizadores varían en cuanto a funcionalidad y capacidad de trabajo, pero comparten funcionamiento y un mismo objetivo: desinfectar todo aquello que entra en contacto con el agua o el aire ozonizados.

La eficacia de los ozonizadores se debe, en primer lugar, al eficacísimo ozono como germicida y desodorizador. Recordemos que se trata de un gas oxidante que aplicado en las dosis adecuadas consigue resultados seguros para el organismo humano y el medio ambiente.

Precisamente, conseguir eficacia para cada uso concreto y una nula toxicidad es el reto de la tecnología del ozono. Un reto que supera con creces gracias a la profesionalidad de fabricantes y distribuidores, los verdaderos especialistas en aconsejar la opción más acertada en cada caso.

Su aplicación exige la producción in situ, pues el gas ozono actúa durante un máximo de 25 minutos. Además, su acción ha de ser continua en el tiempo para no perder eficacia.

Gracias a la variedad de variedad de equipos de ozono que existen en el mercado, siempre se dispone del diseño concreto que garantice la máxima eficacia.En ocasiones, se ha de diseñar uno  a la medida para lograr un determinado objetivo.

Con respecto a otros elementos desinfectantes, como el cloro, el ozono es 3.000 veces más desinfectante que éste, y mucho más seguro, ya que se descompone en un oxígeno completamente inocuo una vez realizada su función. Por último, como ejemplo práctico de su eficacia citaremos la sonada experiencia británica con la tecnología del ozono cuando el metro de Londres olía a alcantarilla nada más inaugurarse. Tras mucho probar, nada funcionó, y sólo la inyección de ozono en el sistema de ventilación consiguió acabar con el problema y así, eliminar malos olores.

Sigue el siguiente enlace si quieres ver soluciones de desinfección con ozono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *