Prevenir contagios en escuelas infantiles

Prevenir contagios en escuelas infantiles con purificadores de aire. Como es bien sabido, las escuelas infantiles, colegios o guarderías son espacios en los que es necesario extremar las medidas higiéico-sanitarias para prevenir contagios, preservar su salubridad y, en fin, conseguir un entorno saludable en el que los niños puedan estar más seguros.

Habida cuenta de lo proclives que son los niños a la hora de contagiarse con virus o bacterias y lo fácil que resulta pasar de un solo caso a un contagio que afecte a buena parte de los pequeños, las medidas preventivas son claves para minimizar los casos.

Prevenir contagios, un riesgo constante

Los contagios, en efecto, son uno de los riesgos más habituales y preocupantes, que con mayor facilidad pueden írsenos de las manos si no tomamos medidas efectivas. Afortunadamente, hacerlo es factible gracias a las prestaciones y eficiencia inéditas que ahora brindan los modernos purificadores de aire.

La suma de tecnologías punta de tratamiento ambiental que incluyen los purificadores purifican el aire en profundidad, y de un modo saludable.

Su uso regular de forma automatizada permite decir adiós a un ambiente enrarecido, cargado de patógenos y contaminación de otro tipo. A su vez, es posible una programación específica para determinados momentos, con el fin de realizar un tratamiento de choque o, por ejemplo, aplicar una u otra tecnología de forma manual.

Con el uso de un purificador de aire inteligente, así pues, no solo se consigue un hábitat agradable, en el que da gusto estar y respirar, sino que además logramos eliminar o reducir y prevenir el riesgo de contagios en escuelas infantiles hasta minimizarlos.

Incluso en periodos más críticos, como la época de gripes o en momentos puntuales en los que se pueda desencadenar una epidemia por cualquier motivo. No en vano, un aire higienizado de forma  periódica, prácticamente libre de gérmenes y polución en general es una eficaz protección que ayuda a prevenir de un modo decisivo.

Igualmente, nos ayudará a reducir los episodios de alergias, otro de los problemas que siempre acechan, y ante el que los niños son tan vulnerables, sobre todo en determinadas épocas del año como es el otoño y la primavera.

Enfermedades en guardería y colegios

El contagio de enfermedades es un problema recurrente en las guarderías, ludotecas y escuelas infantiles debido a la convivencia de numerosos niños, produciéndose una aglomeración de población infantil en espacios reducidos, por ellos es necesario prevenir contagios en escuelas infantiles y otros centros educativos.

Ya sea en las aulas o en habitaciones destinadas a los juegos, en comedores, así como en cualquier otro ambiente interior donde se encuentren numerosos niños, los contagios son algo común. Entre otras enfermedades víricas típicas de los niños, son frecuentes la varicela, el sarampión, las paperas, la rubeola.

En cuanto a los contagios a través de las bacterias, son corrientes el estreptococo beta hemolítico del grupo A y el neumococo, así como la tuberculosis, o la hepatitis A.

A su vez, las infecciones infantiles más frecuentes pueden agruparse en tres grandes grupos: respiratorias, gastrointestinales y de piel. Por lo tanto, además de la higiene ambiental se precisan llevar a cabo una higiene estricta, en la que es clave el buen lavado de manos de niños y cuidadores.

El agua ozonizada, en este aspecto, resulta de gran ayuda para controlar este problema, pues al tiempo que nos ayuda a desinfectar y desodorizar cuida la piel e incluso resulta terapéutica a nivel dermatológico.

Por otra parte, lógicamente, los niños pueden contagiarse de aquellas patologías que son comunes a toda la población, en cuyo caso hablaríamos de las gripes, los catarros y, en fin, cualquier otra enfermedad contagiosa. Es decir, estamos ante un peligro constante que requiere de medidas eficaces, máxime cuando numerosos niños están compartiendo un mismo hábitat.

En algunos de los casos, es cierto, la vacunación de los niños resulta eficaz para protegerlos, pero tampoco lo es en todos los casos. De hecho, las cacunas no son eficaces con la totalidad de los receptores, a lo que hemos de añadir el amplísimo espectro de patologías con riesgo de contagio, por lo que las buenas condiciones de higiene a nivel ambiental y de superficies son esenciales para minimizar el peligro.

Purificación ambiental, una solución para prevenir contagios en escuelas infantiles

El alto rendimiento de los purificadores de aire de última generación es idóneo para lograr una higienización integral del ambiente. Gracias a la actuación de tecnologías especializadas en la desinfección del aire obtenemos una calidad ambiental excepcional, que brinda un confort y bienestar que los niños apreciarán sobremanera.

Sus  cuidadores también se beneficiarán de una atmósfera libre de polución, que verá reducida en más de un noventa por ciento su nivel de gérmenes, virus, hongos, esporas, compuestos no orgánicos perjudiciales para la salud, así como partículas alergénicas.

La actuación conjunta de las tecnologías del ozono, iones, rayos ultravioleta y distintos filtros de alta eficiencia (filtros Hepa, filtros de carbón activo, filtros fotocatalíticos de óxido de titano, etc.) se traduce en un resultado perfecto para las necesidades de escuelas infantiles y guarderías.

El funcionamiento automatizado del los purificadores de aire con sus distintas funciones de programación resultan muy prácticas, con la ventaja de poder aplicar manualmente la tecnología que deseemos de modo puntual. Por ejemplo, nos puede convenir realizar una ozonización para eliminar olores o combinarla con un tratamiento de iones para eliminar cargas electrostáticas o ambientes enrarecidos. Y, cómo no, los filtros pueden realizar un tratamiento intensivo para acabar con restos de polen o de otros alérgenos, si fuese necesario.

En el día a día, resulta muy ventajoso sacar el máximo partido de todas las tecnologías mediante un tratamiento conjunto de desinfección ambiental, que podemos programar para ajustarlo a las necesidades concretas de cada espacio.

Los purificadores de aire que mejores resultados van a darnos, sin duda, serán los que combinen estas tecnologías, tan eficaces como inofensivas para la salud y el medio ambiente. Muy al contrario, su punto fuerte es precisamente su efecto benéfico para la salud de las personas, en este caso de los niños y de sus cuidadores.

Por último, la alta eficiencia de los purificadores comprende desde un precio muy asequible hasta un mínimo consumo energético y mantenimiento, junto con una gran durabilidad. Sin duda, una pequeña inversión que bien vale la pena.

Sigue el siguiente enlace para ver soluciones para prevenir contagios y desinfectar colegios y guarderías con ozono..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *