Destruir mezclas de sabores en cámaras frigoríficas con ozono

Destruir mezclas de sabores en cámaras frigoríficas es posible gracias a la ozonólisis, el benéfico fenómeno que desencadenan tratamientos regulares de ozono efectuados de forma automatizada.

Evitar mezclar sabores con un generador de ozono

Lo conseguimos mediante la aplicación de las dosis justas de este gas natural llamado ozono, el mayor desinfectante natural que existe, inocuo para la salud y el entorno. Simplemente, logramos una higienización en profundidad, que minimiza la polución orgánica (virus, bacterias, esporas de moho, etc.) e inorgánica hasta rozar el cien por cien de eficacia.

El resultado de un tratamiento con ozono, es una desinfección ambiental que purifica la atmósfera y la superficie de los alimentos que en ella almacenamos. Se trata, por lo tanto, de una eliminación de polución, erradicando las moléculas contaminantes, con lo que también acabamos con los olores asociados a la misma.

De este modo, los alimentos se conservan en un entorno higiénico, prolongando su vida útil en óptimas condiciones. En el caso de las frutas, el ozono suministrado con un generador de ozono ralentiza la generación de etileno, un compuesto químico orgánico responsable de su maduración, con lo que también se consigue una prolongación de la frescura que, como mínimo, dobla los plazos habituales.

Las mezclas de sabores se producen cuando los alimentos permanecen durante varios días y van deteriorándose, la ozonización es una solución idónea para evitar que el aire de la cámara frigorífica contribuya a aumentar este problema.

Poco podremos hacer cuando el ambiente no está controlado y los intensos olores acaban por impregnar la superficie de otros alimentos o cuando el mismo proceso de maduración acaba por mezclar olores y sabores de un modo perjudicial para la seguridad alimentaria y para la calidad del producto, ya sea pescados, carnes o frutas y verduras.

En este sentido, la higienización lograda mediante el ozono consigue un efecto secundario realmente ventajoso para nuestros objetivos. Y es que la eliminación de la polución ambiental en general y, particularmente, del etileno, es la fórmula perfecta para prevenir con sabores enrarecidos, así como con otros problemas derivados de una atmósfera polucionada.

El uso del ozono en las cámaras frigoríficas, en suma, es conveniente no solo por la eficacia que demuestra en la preservación de las cualidades organolépticas de los alimentos, sino también por la mayor durabilidad de los mismos y la higiene ambiental que obtenemos.

Haz clic en el siguiente enlace para ver soluciones de desinfección alimentaria con ozono.

También te puede interesar leer alguno de los siguientes artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *