¿Cómo prevenir contagios en clínicas y hospitales con Ozono?

¿Cómo prevenir contagios en clínicas y hospitales con Ozono?. La importancia de prevenir contagios en clínicas y hospitales es más que obvia, habida cuenta de que éstos siempre son lugares muy concurridos, donde hay pacientes ingresados, así como un constante trasiego de personas que acuden en busca de diagnóstico o tratamiento.

Prevención de contagios en hospitales y clínicas médicas con ozono

En un entorno clínico u hospitalario, por lo tanto, las consecuencias de una higiene insuficiente en materia de higiene de superficies y de purificación ambiental pueden traer importantes problemas para la salud de enfermos, visitantes o acompañantes y personal laboral.

De forma especial, se acusará en lo que respecta a determinadas enfermedades contagiosas, a bacterias hospitalarias resistentes o, por ejemplo, en personas inmunodeprimidas como enfermos crónicos o ancianos cuyo precario estado de salud podría sufrir revés importante en este tipo de entornos.

Esta necesidad de higiene adopta un sinfín de necesidades distintas en realidad, dependiendo del espacio que se trate. Por lo tanto, se precisará de un estudio pormenorizado para ofrecer un asesoramiento a la medida de las necesidades en lugares tan dispares como salas de espera, aseos, quirófanos, cocinas, lavanderías o habitaciones.

Las soluciones de higiene y desinfección con ozono serán diseñadas en función de cada caso particular, dada la enormidad de muchos hospitales y clínicas medicas, clínicas dentales, podológicas, geriátricos, clínicas veterinarias, grandes edificios con un sinfín de departamentos y secciones que requieren una higienización adaptada a su uso y características, como consultas, servicios de información, pasillos, quirófanos, salas de realización de pruebas como rayos X o las mismas habitaciones, sin olvidar los servicios de lavandería, cocina, farmacias internas, aseos o salas de espera.

Las ventajas del ozono en el entorno hospitalario son lógicas si se considera la enorme eficacia, más de 3.000 veces superior a la lejía y otros limpiadores o desinfectantes clorados. No huele y no deja residuos, elimina olores y resulta seguro, totalmente inocuo para personas y entorno en las dosis adecuadas.

Determinar qué aparatos serán necesarios en cada caso es de vital importancia en este tipo de entornos clínicos. De hecho, en numerosas ocasiones se diseñan aparatos en función de las necesidades concretas para maximizar sus beneficios.

Por último, su funcionamiento eficiente se suma a una automatización que hace fácil su puesta en marcha y tratamientos, cuyos resultados serán minuciosamente examinados a través de regulares revisiones del control microbiológico.

Sigue el siguiente enlace si quieres ver la solución ¿Cómo desinfectar hospitales con ozono?

También te puede interesar leer alguno de los siguientes artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *