¿Cómo desinfectar clínicas dentales?

En la siguiente solución vamos a tratar cómo desinfectar clínicas dentales y las ventajas y beneficios tiene hacerlo con ozono.

¿Cómo desinfectar clínicas dentales?

Indice:


¿Cómo desinfectar clínicas dentales? Introducción

La Odontología es una profesión sanitaria no exenta de riesgos para la salud de las personas que la ejercen.

En el caso de clínicas odontológicas, al igual que la desinfección en hospitales la calidad del aire supone un problema doble, al implicar no sólo a los pacientes, que reclaman un aire limpio y sin olores sino, y en mayor medida, al personal laboral, expuesto a posibles contaminantes tóxicos durante toda la jornada.

Tanto en las salas de espera, donde la contaminación del aire suele ser alta por la carga que portan los propios pacientes, como en las salas de trabajo, donde se generan cargas estáticas, compuestos químicos nocivos y se emiten partículas sólidas al aire debido a los procesos inherentes a la odontología, los sistemas de purificación de Cosemar Ozono aseguran la consecución de un espacio saludable.

Sabías que …

“Desde la declaración de la OMS, de 1946, sobre la definición de salud como «estado de absoluto bienestar físico, mental y social y no sólo como la ausencia de enfermedad», el concepto de salud ha ido variando a lo largo del tiempo.”

En la actualidad se considera que una persona está sana cuando tiene capacidad de producir, de ejercer el trabajo que realiza de forma cotidiana. Esta capacidad de producir o trabajar es la que marca la diferencia entre una persona sana o enferma. Además, existe una relación de la persona con el ambiente de trabajo: este ambiente va a modificar su conducta y costumbres, apareciendo una patología específica en relación directa con su trabajo.

Entre los muchos riesgos que presenta el ejercicio de la Odontología, se cuentan los derivados de una mala calidad del aire, que puede estar contaminado tanto por microorganismos como por residuales de los productos químicos empleados en las tareas propias de la clínica.

Los tratamientos de aire de Cosemar Ozono aseguran ambientes interiores con un aire libre de gérmenes y compuestos químicos nocivos, irritantes o simplemente molestos por su olor, pudiendo así los trabajadores desentenderse de este tipo de riesgos y centrarse en sus tareas y en la prevención del resto de riesgos.

Problemas frecuentes

  • Contaminación biológica

    Aire y superficies de uso común (sillas y sillones, aseos, pomos de puertas…) contaminadas por bacterias, hongos, y virus. Falta de desinfección en los conductos de aire acondicionado o splits.

    Aparte de los microorganismos propios de cualquier ambiente que se encuentran flotando en el aire, los pacientes de las clínicas dentales aportan otros que traen en su organismo o en sus ropas.

    Así, no sólo en el momento de la ejecución del trabajo están los odontólogos y enfermeros en riesgo de diversos contagios por contacto directo con los gérmenes, sino que parte de esa contaminación puede permanecer en el aire o superficies de uso común, desde donde pueden ingresar en un nuevo huésped, desencadenando su enfermedad.

  • Contaminación química

    Olores y compuestos derivados de la actividad de la clínica, de la composición del mobiliario y de ambientadores químicos.

Cínicas odontológicas saludables

Una clínica dental saludable es un espacio libre de contaminantes, sin olores, compuestos químicos ni partículas nocivas, sin virus, hongos ni bacterias en superficies textiles, paredes, techos, suelos y sobre todo en el aire respirable.

Sabías qué …

“En Cosemar Ozono realizamos un control microbiologico del aire interior y certifica la salubridad e higiene de tus instalaciones.

Riesgos químicos

En las clínicas dentales se utiliza un elevado número de sustancias químicas potencialmente peligrosas que pueden dar lugar a irritaciones, sensibilización alérgica, daños sobre diversos órganos o incluso provocar cáncer.

Entre estos compuestos se cuentan los monómeros acrílicos sin curar, los anestésicos locales, antisépticos a base de yodo, pastas para impresiones dentales, mercurio…

Asimismo los desinfectantes como el glutaraldehido, los derivados del amonio cuaternario y los desinfectantes del grupo formol pueden dar cuadros de sensibilización y, además, son irritantes.
El hipoclorito sódico, desinfectante por excelencia en la consulta dental, es un agente irritante de las mucosas respiratoria y conjuntival, además de ser caústico para la piel.

El problema del mercurio en los empastes de amalgama

Las amalgamas han levantado desde hace tiempo controversia por llevar en su aleación mercurio, con la consiguiente alarma social. Sin embargo, la amalgama no es volátil, sino que es un compuesto estable en relación a todos los compuestos alimentarios bucales, con la ventaja añadida frente a alguno de ellos (como las bebidas ácidas), que ni la atacan ni la descomponen.

Hay que tener en cuenta, eso sí, que en la colocación y la retirada de la amalgama dental es cuando puede resultar más “peligroso” adquirir alguna cantidad de mercurio, puesto que es cuando más vapores de mercurio se desprenden. En este caso, el personal más expuesto es el sanitario. Para el paciente, en cambio, el efecto nocivo es insignificante gracias a la utilización de las técnicas clínicas apropiadas.

Partiendo de la base de que cualquier concentración de mercurio es tóxica, es imposible evitar la exposición a este elemento.

Se han definido unos valores admisibles de exposición al mercurio tales que los efectos sobre el organismo son mínimos. Ahora bien, estos valores dependen de la organización que los publica. Por ejemplo, para la EPA (Agencia de Protección Ambiental de EE.UU.) la dosis admisible es de 0,1 microgramo por kilo de peso del sujeto y por día. La FDA (Food and Drug Administration) lo fija en 0,4 μg/Kg, y la ATSDR (Agency for Toxic Substances and Disease Registry) en 0,3 μg/Kg.

En 1995 un estudio dirigido por Berdouses midió que la cantidad media de mercurio liberado en una boca con empastes de amalgama era de 0,03 microgramos por día. Es decir, para alcanzar los niveles tóxicos, el sujeto debería de pesar 100 gramos. Otros estudios han observado valores mayores, de hasta 9 microgramos por día, lo que ya sí sería peligroso. Masticar chiche o tomar bebidas ácidas incrementa la concentración de mercurio en la saliva.

Tratamientos de aire

1. DESINFECCIÓN Y DESODORIZACIÓN CON OZONO

Se puede tratar el aire con pequeñas dosis de ozono tanto en salas de espera, donde la contaminación ambiental suele ser alta debido al número de personas que las frecuenta a lo largo del día, como en los gabinetes, donde los aerosoles pueden generar contaminaciones microbiológicas, el aporte de ozono asegura el mantenimiento de la tasa microbiana en aire dentro de unos límites seguros.

Asimismo, el ozono garantiza la desinfección de los conductos de climatización del aire acondicionado, foco frecuente de contaminación.

2. PURIFICACIÓN DEL AIRE

Los purificadores de Cosemar Ozono brindan la posibilidad de mantener un aire limpio y libre de contaminantes de todo tipo, desde partículas a iones causantes de desagradables descargas electrostáticas mediante una serie de filtros de alta eficacia en la retención y eliminación de contaminantes microbiológicos, químicos, particulados o no, llevando a cabo una filtración de alta eficacia que libera el aire de todo tipo de partículas nocivas o simplemente molestas para el ser humano.

La filtración del aire mediante los tres primeros elementos que conforman nuestros sistemas (un pre-filtro, que retiene las partículas más grandes, un filtro acumulador se polvo estático y un filtro de carbón activo, de gran capacidad absorbente, consistente en un vasto sistema de poros de tamaño molecular que atraen y fijan químicamente olores, gases y contaminantes líquidos), nos permiten retener partículas de polvo que portan una gran cantidad de alergenos, microorganismos y ácaros.

Posteriormente, y tras una filtración de alta eficiencia (HEPA) se produce la desinfección del aire por medio de un catalizador de Dióxido de Titanio y la acción de los rayos Ultra Violeta. Finalmente el aire vuelve al ambiente ionizado.

Los filtros HEPA están fabricados con fibra de vidrio muy fina, que forma micro-celdillas capaces de retener partículas de hasta 0,3 µ. En la actualidad se considera el material de filtración más avanzado y eficaz en el campo de la purificación de aire.

Los filtros de aire HEPA son efectivos tanto para partículas sólidas como líquidas, y son capaces de eliminar el 99,97% de la materia particulada del aire del rango de 0,3 µ, casi 1/300 del grosor de un cabello humano.

Por su parte, la tecnología PCO (Photo- Catalytic Oxidation) o de oxidación foto-catalítica, se está imponiendo como una solución ecológica para la eliminación de contaminantes orgánicos tanto en agua como en aire. La clave de esta tecnología son las sustancias foto-catalíticas, compuestos que se vuelven extremadamente reactivos al ser expuestos a varias longitudes de onda de luz ultravioleta.

El dióxido de titanio (TiO2) es, de entre estos compuestos, el más efectivo y económico. En presencia de contaminantes orgánicos, el TiO2 activado ataca sus enlaces, degradando el compuesto a sus productos finales, como agua y dióxido de carbono. La tecnología PCO es capaz de descomponer casi cualquier tipo de contaminante o compuesto orgánico como bacterias, hongos y virus. Asimismo destruye los compuestos orgánicos volátiles (COV) y algunos compuestos inorgánicos.

El uso del ozono representa la utilización de un agente desinfectante eficaz, seguro, y totalmente apto para la desinfección de clínicas veterinarias y otros centros médicos o hospitales.

Solución para clínicas odontológicas

Con la instalación de nuestros tratamientos de ozono y/o purificadores de aire y su filtración de alta eficacia, no sólo se conseguirá rebajar de modo significativo la contaminación química del aire de las clínicas dentales, sino que también se actuará sobre la contaminación microbiológica, eliminándose todo tipo de materia particulada respirable –incluidos los virus-, con la mejora que ello supone, tanto en términos de higiene como de bienestar de los pacientes y trabajadores, evitando riesgos de contagio de enfermedades, alergias y otras afecciones relacionadas con la contaminación del aire.

Por otra parte, a fin de comprobar la eficacia del tratamiento, así como la calidad del aire interior, llevamos a cabo controles microbiológicos periódicos. El aire es un reservorio importante de microorganismos, un vector que los transporta, procedentes del exterior o de la actividad desarrollada en el local, por lo que la instauración de un control microbiológico del aire constituye una herramienta de supervisión imprescindible para la prevención de riesgos de bio-contaminación.

Cosemar Ozono ofrece el control microbiológico periódico como parte integral de su sistema, tanto para brindar un servicio más completo, como con el fin de llevar a cabo un control interno del correcto funcionamiento y la eficacia de nuestro tratamiento, procediéndose a aplicar las correcciones oportunas en caso de reflejar los resultados de las analíticas alguna inconformidad en la calidad del aire respirable en cuanto a su carga microbiológica

Nuestros equipos de ozono impiden la multiplicación de microorganismos utilizando sistemas bacteriostáticos y los eliminan mediante biocidas ecológicos. La solución para la desinfección ideal para una clínica dental con ozono se puede llevar a cabo con alguno de nuestros generadores de ozono.


Descárgate ahora nuestro informe técnico. Desinfectar clínicas odontológicas con ozono
Descargar Informe

¿Quieres más información?

 Contacta ahora y te informaremos de las ventajas del ozono como desinfectante






Confirmo que he leído la Política de Privacidad


Otras soluciones de Desinfección Ambiental que te podrían interesar