¿Cómo desinfectar granjas de porcino?

En este artículo vamos a tratar cómo desinfectar granjas de porcino y los beneficios tiene hacerlo con ozono.

 ¿Cómo desinfectar granjas de porcino?

Indice:


¿Cómo desinfectar granjas de porcino? Introducción

La bioseguridad en el sector porcino adquiere una importancia capital en la actualidad, ya que hay muchos factores que hacen que las granjas de porcino estén sometidas a un alto riesgo en relación a la entrada y difusión de enfermedades infecto-contagiosas.

Entre estos factores se cuenta el aumento de riesgo por la circulación de ciertas enfermedades en zonas cercanas a nuestro país, como la Peste Porcina Africana en el este de Europa, la Fiebre Aftosa en el norte de África, la Peste Porcina Clásica de carácter enzoótico en poblaciones de jabalíes del este de Europa, o las nuevas variantes del virus de la Diarrea Epidémica Porcina, que han afectado gravemente al sector porcino de China, EEUU, Canadá y otros países de Centro y Sudamérica.

En lo referente a enfermedades existentes en España, la adopción de las medidas de bioseguridad apropiadas constituye otro factor fundamental para mantener una explotación en buenas condiciones sanitarias. Nos referimos a microorganismos como Salmonella,  Actinobacillus, Circovirus, PRRS o al complejo del síndrome respiratorio porcino, entre otros. Mantener a raya las enfermedades causadas por estos microorganismos hará posible mayores y mejores producciones, en lo concerniente a la calidad.

A tal fin, la aplicación de medidas de bioseguridad a todos los niveles en el sector porcino resulta ineludible para mantener los altos estándares sanitarios que exige uno de los sectores con mayor producción y exportaciones a nivel comunitario y mundial, exportaciones que se ven incrementada año tras año, y que resultan vitales.

Problemas frecuentes

La producción primaria es el origen de muchos problemas relacionados con la inocuidad de los alimentos. Según la OMS: Las zoonosis son enfermedades de los animales vertebrados que se transmiten naturalmente al hombre. De los 1.415 patógenos humanos conocidos en el mundo, 61% son zoonóticos y por lo tanto tienen relación directa con las actividades de la Salud Pública Veterinaria.

Los recientes brotes de enfermedades emergentes zoonóticas y la agenda inacabada de las zoonosis tienen una multiplicidad de riesgos y afectan principalmente a las poblaciones menos favorecidas y más vulnerables”. Así, el verdadero desafío para cualquier país, es la creación de sistemas sostenibles de control de las enfermedades animales, donde se centren e integren los recursos profesionales disponibles en materia de salud animal.

Por lo que se refiere al control de las explotaciones porcinas, la forma principal de enfocar el problema de la salud de los cerdos de granja en un centro de producción deberá tratar de EXCLUIR las enfermedades, en vez de permitir que los agentes patógenos se introduzcan con relativa facilidad e intentar después reducir sus efectos mediante la protección inmunológica, es decir, la vacunación, o el tratamiento con antibióticos.

Las condiciones de vida en las granjas de cerdos son excepcionalmente estresantes para los animales. Cuando el estrés es alto, el sistema inmunológico del animal se ve afectado, así como su capacidad de asimilar los nutrientes, por lo que estos animales se debilitan y enferman con más facilidad. Asimismo, para la desinfección eficaz de los altos niveles de contaminación que suele haber en el agua de estos lugares, se suelen utilizar grandes cantidades de cloro, agente químico tóxico que puede afectar a la salud y el bienestar de los animales.

Por otra parte, como decíamos, los patógenos responsables de las principales enfermedades en las granjas, que comprenden bacterias causantes de enfermedades, virus y parásitos protozoarios, son muy transmisibles, estando normalmente presentes en el aire respirable del recinto, y son resistentes a la inactivación por temperatura o rayos de sol.

El ozono, aplicado en aire y en el agua de uso general, consigue erradicar los microorganismos presentes en la granja, resultando pues un arma eficaz para conseguir y mantener la desinfección necesaria para excluir las enfermedades.

Sabías que …

“Cosemar Ozono realiza un control microbiologico del aire interior y certifica la salubridad e higiene de tus instalaciones.

Qué aporta el ozono en granjas de porcino

El ozono es un potente desinfectante utilizado desde hace décadas en muy diversos campos, tanto en agua como en aire.

Los cerdos de explotaciones porcinas, como decíamos, son especialmente sensible al contagio por parte de una serie de virus y bacterias patógenas causantes de enfermedades de diversa gravedad (salmonelosis, brucelosis, neumonía, rinitis, diarrea porcina, etc.); Asimismo, suele existir contaminación superficial por parte de entéricos como Salmonella, Escherichia coli enteropatógeno o Staphylococcus aureus.

La eficacia del ozono como biocida está de sobra probada, eliminando o impidiendo la multiplicación de microorganismos patógenos que habitualmente contaminan este tipo de instalaciones, propagándose, principalmente, a través del agua que los cerdos comparten y del aire de las instalaciones. Así pues, el ozono es extremadamente útil en:

  1. Desinfección del aire de las instalaciones

    La bioseguridad en una granja engloba a todas aquellas medidas que se pueden tomar a nivel de explotación para evitar la entrada de microorganismos desde el exterior. Se trata de “aislarse” del exterior, controlando todas las vías por las que pueden entrar enfermedades a la granja.

    Para ello es imprescindible controlar el aire de las instalaciones, ya que el aire es un reservorio importante de microorganismos que portamos incluso en nuestras ropas y que pueden permanecer flotando, desplazándose de un punto a otro, y provocando contaminaciones cruzadas en el momento en que se depositan en una superficie en la que encuentran las condiciones ideales de humedad y temperatura.

    Para la desinfección del aire de las instalaciones, por sus singulares características, el ozono cumpliría con gran parte de los ideales de un biocida como:

    • Ser efectivo frente a un amplio rango de microorganismos.
    • Tener un alto poder desinfectante, por lo que destruye los microorganismos del agua y del aire.
    • Descomponerse fácilmente sin dejar sustancias peligrosas que puedan perjudicar la salud y el medio.
    • Actuar rápidamente y ser efectivo a bajas concentraciones.
    • No causar deterioro de materiales.
    • Tener un bajo coste, ser seguro y fácil de manejar y aplicar.
    • Eliminación de contaminación química.
    • Único sistema de desinfección en continuo.
    • Rebaja el estrés de los animales al propiciar un ambiente limpio y libre de olores.
  2. Desinfección del agua de la granja

    El agua de uso general, tanto para consumo de los animales como para las tareas diarias de limpieza, debe estar perfectamente desinfectada, además de no presentar restos químicos perjudiciales para la salud de los animales.

    A fin de asegurar una correcta higienización del agua, resulta imprescindible controlar la concentración de agente bactericida o potencial redox del agua, garantía de la calidad total. Es de vital importancia que el biocida utilizado no deje residuos tóxicos, así como su perfecta mezcla en el líquido.

    Un alto potencial redox en agua, garantiza su pureza, al constituir éste un valor que determina el nivel de eficacia de ese agua en la eliminación de los microorganismos presentes en ella. También se debe al alto nivel de potencial redox la escasa presencia de materia orgánica que, de esta manera, no puede servir de sustrato a los microbios.

    Por lo tanto, un aspecto importante del potencial redox es su interrelación con el concepto de esterilización, habiéndose establecido el efecto esterilizante a 750 mV. Así, el potencial redox es un indicador del grado de contaminación de un agua y del poder germicida de la misma.

    Un potencial redox de 200 mV, indica que toda la gama de gérmenes posibles está presente en dicho agua. Sin embargo, simplemente pasando de 200 a 300 mV, los gérmenes se reducen del 90% al 10%. Si se aumenta el potencial a 400 mV, únicamente el 1% de los gérmenes originales estará presente.

El ozono, como agente oxidante, constituye uno de los más eficaces desinfectantes, al ser su potencial de oxidación de 2.070 mV frente a los 1.360 mV del cloro

Además, el ozono mejora la salud de los animales al permitir eliminar el exceso de cloro en el agua.

Soluciones con ozono para desinfectar granjas de animales

El ozono, como hemos visto, constituye una eficaz herramienta para conseguir aumentar la bioseguridad en granjas de porcino, tanto para garantizar que el agua esté libre de patógenos, como para desinfectar con ese agua los lugares en los que frecuentemente se acantonan los microorganismos para

  1. Agua de uso general

    Efectuar un tratamiento de desinfección adecuado para conseguir una calidad del agua elevada, tanto desde el punto de vista físico-químico como microbiológico (tolerancia cero).A tal fin, realizar una instalación de tratamiento a base de ozono del depósito de agua de uso general, de manera que se asegure la eliminación total de microorganismos que el agua pueda llevar, así como un potencial redox suficiente para dotar al agua de la capacidad desinfectante necesaria para el lavado de las instalaciones y un consumo seguro por parte de los animales.

    El agua del depósito ozonizado se mantendrá en recirculación continua con un segundo depósito, asegurando así el tratamiento de la totalidad del agua de la planta.

  2. Aire de las instalaciones

    Ozonización del aire ambiente, realizando un tratamiento en continuo a lo largo del día y tratamiento de choque durante la noche en las salas donde no se encuentren los animales, mediante inyectores, de manera que se cubra por completo el perímetro de las instalaciones, sobre todo en los puntos donde las condiciones de humedad y temperatura favorecen la aparición de una alta carga de microorganismos, que hace insoslayable la contaminación del aire interior sin una correcta desinfección de este.

    Sobre todo en las salas de cría de animales se genera una importante contaminación en el aire ambiental mediante un mecanismo de contaminación cruzada que, con origen en los cerdos (heces), se traslada y difunde por todo el perímetro de la sala. Además existe un nivel de amoniaco entérico que perjudica y aumenta los niveles de toxicidad del habitáculo.

    Esta colonización del aire por parte de diversos gérmenes (virus, bacterias y hongos, así como sus esporas) provoca fenómenos de contaminación cruzada que afectan a las superficies de las distintas dependencias, a las que se adhieren los microorganismos para su posterior proliferación. Se conseguirá con este aporte de ozono la exclusión de las enfermedades, objetivo primordial para preservar la salud de los animales como decíamos, si por un fallo en la seguridad los agentes patógenos se han introducido en la planta.

Nuestros equipos de ozono constituyen, como hemos visto, una solución integral a los problemas de bioseguridad en granjas de porcino, cuyo mantenimiento se puede llevar a cabo con alguno de nuestros aparatos de ozono.

Si quieres, en los siguientes enlaces puedes ver como desinfectar otros tipos de granjas de animales:


Descárgate ahora nuestro informe técnico. Desinfectar granjas de porcino
Descargar Informe

¿Quieres más información?

 Contacta ahora y te informaremos de las ventajas del ozono como desinfectante






Confirmo que he leído la Política de Privacidad


Otras soluciones de Desinfección Ambiental que te podrían interesar