¿Cómo desinfectar granjas de ovino?

En este artículo vamos a tratar cómo desinfectar granjas de ovino y los beneficios tiene hacerlo con ozono.

 ¿Cómo desinfectar granjas de ovino?

Indice:


¿Cómo desinfectar granjas de ovino? Introducción

En España, cerca de un 40% de la Producción Final Agraria es aportada por la actividad ganadera. Este porcentaje lleva manteniéndose estable desde el inicio de la década de los setenta.

De ese 40% de la actividad ganadera, el 8 por ciento de la producción final está representado por el sector ovino-caprino. Este sector ganadero tiene un importante papel en la vertebración del territorio, aprovechamiento de los recursos naturales así como un papel esencial en asegurar la cohesión del tejido rural y el uso sostenible de hábitats en las zonas donde se asienta.

Tradicionalmente se ha recurrido al ganado ovino debido a su aptitud productiva (leche, carne y lana), su capacidad de adaptación, resistencia y frugalidad.

En cuanto a la seguridad de las explotaciones ganaderas, en palabras del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), «Las explotaciones ganaderas están sujetas a una serie de requisitos que regulan su producción y que se enmarcan dentro de la política de seguridad alimentaria de la UE. Los estándares de seguridad alimentaria de la UE son de los más exigentes del mundo y abarcan toda la cadena de producción en aplicación del principio “de la granja a la mesa”.

Entre estos requisitos se incluyen aspectos de higiene, sanidad animal, medio ambiente y salud pública, que garantizan la producción de alimentos nutritivos, sanos, seguros y de calidad para satisfacer las demandas del consumidor europeo».

Problemas frecuentes

Como decíamos, el ganado ovino presenta gran difusión sobre la geografía española. Su área actual coincide con la tradicional. De hecho, España es el segundo país en cuanto a número de ovejas dentro de la UE (con el 20 por ciento del censo comunitario en 2011), únicamente superado por el Reino Unido.

A pesar de que este ganado aún sigue un régimen exclusivamente campero, de aprovechamiento a diente del pastizal, no está exento de los riesgos que representan las granjas e instalaciones donde se les recluye tras el pastoreo, en caso de no contemplar unas medidas básicas de bioseguridad.

Entre los numerosos microorganismos que pueden enfermar a ovejas, corderos y cabras, se cuentan los que ocasionan mastitis en las hembras lactantes, con las pérdidas que ello supone en cuanto a aprovechamiento de leche: Corynebacterium pyogenes, Staphyloccus aureus, Streptococcus, Escherichia coli, Pasteurella haemolytica o Micoplasma mycoydes.

En los corderos, entre otras enfermedades más graves, como la neumonía o hepatitis, común a crías y adultos, se puede presentar, por ejemplo, infección bucal por Escherichia coli, o por parte de diversas especies de protozoos pertenecientes a la subclase Coccidia, género Eimeria, causantes de la coccidiosis. [1]

Como vemos, la mayor parte de estos microorganismos es ubicua y puede acantonarse y proliferar en cualquier punto de las instalaciones, por lo que resulta incuestionable la necesidad de extremar sus condiciones higiénicas, prestando especial atención a la limpieza y, sobre todo, a la desinfección de las mismas, con un biocida que sea lo más eficaz posible en su acción biocida y a la vez lo más inocuo con los animales y el medio.

El ozono, por sus características especiales, cumple a la perfección estos dos requisitos principales, aunque no son los únicos, como expondremos a continuación.

[1] La infección del ganado ovino se produce principalmente en explotaciones intensivas, en las que los animales se mantienen en espacios reducidos en contacto con las heces. Los corderos son los más receptivos a la infección, El hacinamiento de los animales y las deficiencias higiénicas contribuyen a mantener la infección.

Sabías que …

“Los ooquistes de Elmeria, causantes de la coccidiosis, resisten varios meses en lugares húmedos y sombríos, especialmente en zonas comunes de abrevaderos, comederos y en la cama, donde se puede acumular un elevado número de ellos.

Requisitos de higiene en granjas

Se ha demostrado en algunos sistemas de producción que el control de especies patógenas como la Salmonella en la carne puede empezar en la explotación agropecuaria, por lo que es primordial, como decíamos, la aplicación de medidas prácticas para controlar estos contaminantes durante la producción primaria. Con este fin, y de acuerdo con el Anexo I del reglamento 852/2004, relativo a la higiene de los productos alimenticios, los requisitos mínimos a controlar en cada uno de los ámbitos que pueden afectar a la higiene de la explotación y la seguridad de sus producciones son, entre otros:

  1. Limpieza de todas las instalaciones de producción primaria y operaciones conexas, incluidas las usadas para manipular y almacenar alimentos para animales que, en su caso, se desinfectarán adecuadamente.
  2. Limpieza y, en su caso, desinfección, de los equipos, contenedores, cajas y vehículos (tanto a la entrada como a la salida de la explotación).
  3. Garantía, en la medida de lo posible, de la limpieza de los animales para su sacrificio y, en su caso, de los animales de producción.
  4. Uso de agua potable o agua limpia cuando sea necesario.

Asimismo, se define otra serie de requisitos para el caso de explotaciones con producción de leche, respecto a la limpieza y desinfección de equipos de ordeño, locales de almacenamiento de leche, superficies, recipientes y cisternas en contacto con la leche.

También, por supuesto, se debe mantener una perfecta higiene para el ordeño, garantizando la limpieza previa de los pezones (con productos autorizados), ubre y partes contiguas.

Qué es el ozono

El ozono (O3) es una sustancia cuya molécula está compuesta por tres átomos de oxígeno, formada al disociarse los dos átomos que componen normalmente el gas de oxígeno.

Cuando el oxígeno del aire es sometido a un pulso de alta energía, el doble enlace O=O del oxígeno se rompe, liberando dos átomos, los cuales luego se recombinan con otras moléculas de este elemento. Estas moléculas recombinadas aportando energía (se trata de una reacción endotérmica) contienen tres átomos de oxígeno en vez de dos, lo que da lugar al ozono.

Al estar compartiendo los electrones entre tres átomos en lugar de entre dos, la molécula resultante es muy inestable, y tiende a captar electrones de cualquier compuesto que se le aproxime para recuperar su estabilidad; es decir, es un oxidante fuerte. De ahí sus extraordinarias propiedades biocidas, desodorantes y de destrucción de compuestos químicos: al captar electrones de otras moléculas, oxidándolas, las desestabiliza hasta el punto de destruirlas si la concentración de ozono y/o el tiempo de contacto es suficiente.

En efecto, la base de la acción bactericida de cualquier agente suele ser la oxidación de componentes fundamentales para la supervivencia de los microorganismos. La capacidad de oxidar con mayor o menor facilidad dichas estructuras marca la diferencia, en cuanto a eficacia, de los distintos compuestos utilizados normalmente en la desinfección.

Como ya indicábamos, al ser la molécula del ozono tan inestable, necesita captar electrones para estabilizarse, y los consigue “robándoselos” a las moléculas que se le acercan, cosa especialmente fácil cuando se trata de moléculas con dobles enlaces, como los que suelen presentar las moléculas responsables del olor.

Utilidad del ozono en granjas ovinas

Tanto aplicado en aire como en agua, el ozono demuestra ser una herramienta tremendamente útil en la mejora de explotaciones ganaderas, incidiendo en los aspectos que señala el MAPAMA de higiene, sanidad animal, medio ambiente y salud pública, que garantizan la producción de alimentos nutritivos, sanos, seguros y de calidad.

  • Agua de uso general de la explotación

    Para conseguir una calidad del agua elevada, tanto desde el punto de vista físico-químico como microbiológico, se recomienda realizar una instalación de tratamiento del depósito de agua de uso general con ozono, de manera que se asegure la eliminación total de microorganismos que el agua pueda llevar (incluyendo protozoos causantes de diferentes enfermedades, como la coccidiosis), así como un potencial redox suficiente para dotar al agua de la capacidad desinfectante necesaria para el lavado de las instalaciones, lo que no supondrá ningún obstáculo a la hora de su consumo por parte de los animales (no olvidemos que el ozono es uno de los productos autorizados por el RD 140/2003 para la desinfección de agua de consumo humano).Con el agua ozonizada se pueden desinfectar, pues, abrevaderos, camas y demás lugares comunes, lo que asegurará el bienestar del ganado y la higiene de las instalaciones.

  • Tratamiento de aire en continuo

    Asimismo, se puede llevar a cabo la ozonización del aire ambiente, realizando un tratamiento en continuo a lo largo del día con dosis bajas que no suponen riesgo alguno para los animales, pero contribuyen a mantener la calidad del aire, eliminando olores y microorganismos, y tratamiento de choque durante la noche en las salas donde no se encuentren los animales, mediante inyectores, de manera que se cubra por completo el perímetro de las instalaciones, sobre todo en los puntos donde las condiciones de humedad y temperatura favorecen la aparición de una alta carga de microorganismos, que hace insoslayable la contaminación del aire interior sin una correcta desinfección de este.

    Las salas de  cría de animales  son puntos especialmente delicados, ya que en ellos, a causa de la contaminación cruzada, es frecuente que se genere una importante contaminación del aire. Esta contaminación, que tiene su origen en las heces, se traslada por medio del aire, difundiéndose por toda la sala.

    Además existe un nivel de amoniaco entérico que perjudica y aumenta los niveles de toxicidad del habitáculo.Esta colonización del aire por parte de diversos gérmenes (virus, bacterias y hongos, así como sus esporas) provoca estos fenómenos de contaminación cruzada de los que hablábamos, que afectan a las superficies de las distintas dependencias, a las que se adhieren los microorganismos para su posterior proliferación.

    Con el tratamiento del aire con ozono, se consigue preservar la salud de los animales, disminuyendo los contagios si, por un fallo en la seguridad, los agentes patógenos se han introducido en la planta.

    Mediante el sistema de desinfección en continuo actuamos eficazmente sobre las superficies contaminadas, impidiendo o dificultando la acumulación de microorganismos.

Solución

Un diagnóstico previo mediante una visita a las instalaciones es la mejor manera de determinar las necesidades de tu granja y la instalación que más le conviene. No obstante, puedes ver aquí nuestro catálogo de generadores de ozono antes de tomar cualquier decisión.

Sigue alguno de los siguientes enlaces si quieres ver como desinfectar otros tipos de granjas de animales:


Descárgate ahora nuestro informe técnico. Desinfección de granjas
Descargar Informe

¿Quieres más información?

 Contacta ahora y te informaremos de las ventajas del ozono como desinfectante






Confirmo que he leído la Política de Privacidad


Otras soluciones de Desinfección Ambiental que te podrían interesar