¿Cómo eliminar olor a humo de tabaco en clubs de fumadores?

En la siguiente solución vamos a tratar cómo eliminar olor a humo de tabaco en clubs de fumadores y otros espacios y las ventajas y beneficios tiene hacerlo con ozono.

¿Cómo eliminar olor a humo de tabaco en clubs de fumadores?

Indice:


Eliminación del olor a humo de tabaco con ozono en clubs de fumadores

El humo del tabaco acaba impregnando cada rincón de los lugares donde se fuma, de manera que es difícil reunir en un mismo local las dos condiciones ideales para un buen fumador: que fumar esté permitido y que el lugar no apeste a tabaco.

En efecto, uno de los encantos que hace que el hecho de fumar sea placer, es el de poder disfrutar del aroma único de un cigarro en el entorno adecuado.

Actualmente, con la generalizada prohibición de fumar en lugares públicos, el disfrute de este placer se hace cada vez más difícil, por lo que el hecho de encontrar el lugar ideal es muy importante. Dicho lugar ideal debería aportar, aparte de otras consideraciones, un espacio libre de olores intrusos que puedan interferir con el aroma que se pretende disfrutar.

A este respecto, los equipos de tratamiento de aire interior de Cosemar Ozono, ofrecen la ventaja de llevar a cabo una filtración de alta eficacia que libera el aire de todo tipo de partículas nocivas o simplemente molestas para el ser humano, además de incorporar la tecnología del ozono, capaz de eliminar los olores y restos de humo impregnados en textiles y muebles.

Problemas frecuentes

Aunque el problema más patente en los clubs de fumadores, en cuanto a la percepción de los clientes, es el olor a humo de tabaco como indicábamos, el riesgo real más preocupante es el de los efectos del humo:

Al consumir un cigarro se producen dos tipos de corrientes:

  • Corriente principal, constituida por el humo que alcanza los pulmones del fumador después de una calada (25%).
  • Corriente secundaria, o lateral, constituida por el humo que se desprende del cono de ignición del cigarrillo, el que escapa a través de los poros del papel del filtro, y el que vuelve a exhalar el fumador después de la calada. El humo de esta corriente secundaria (75%) contamina el aire que rodea a los fumadores.

En ambas corrientes se ha comprobado la presencia de productos perjudiciales para la salud, como Monóxido de Carbono (CO), nicotina y diversos compuestos con capacidad carcinogénica.

Pero en estudios recientes se ha demostrado que la concentración de determinadas sustancias tóxicas es superior en la corriente secundaria, la que perjudica al fumador pasivo.

No es extraño, por tanto, que la inhalación continuada del humo del tabaco, aunque sea involuntaria y en pequeñas cantidades, tenga importantes e indeseables consecuencias para la salud. Un cigarrillo medio de 80 mm produce, aproximadamente, 500 mg de humo.

  1. El humo de tabaco es una mezcla dinámica y compleja de más de 5.000 productos químicos que se encuentran tanto en una fase de vapor como en partículas. Algunas de estas sustancias son capaces de producir probados efectos negativos de índole mutagénica, citotóxica, antigénica o proinflamatoria. La variedad de estos efectos explica la potencial diversidad de las acciones nocivas del tabaco.
  2. Las partículas son pequeños corpúsculos de distinta naturaleza presentes en el aire y que constituyen un tipo de contaminación de éste. De hecho, las partículas son lo que más comúnmente afecta la salud de las personas. Dentro de la denominación de “partículas” se incluyen cuerpos presentes en el aire con cualquier forma y tamaño, sólidas o líquidas.
  3. Al inhalar, el aire y las partículas ingresan en el sistema respiratorio. En el camino, las partículas se adhieren a las paredes de las vías respiratorias o viajan profundamente a los pulmones dependiendo de su tamaño, del clima, el ritmo respiratorio, edad y estado de salud de las personas.
  4. Aparte de por su tamaño, las partículas pueden generar problemas de salud por su propia naturaleza, como es el caso que comentamos de los distintos componentes del humo de tabaco, pero también entre las partículas inhalables se cuentan microorganismos (bacterias, hongos, virus), polen, ácaros y todo tipo de alérgenos.

La tecnología del ozono, potente desinfectante y eficaz desodorizante, garantiza espacios saludables, libres de humos, partículas, malos olores y microorganismos.

Sabías qué …

“Los purificadores de aire con ozono pueden eliminar completamente el olor a humo de tabaco en cualquier club de fumadores

Ventajas y beneficios de eliminar el mal olor a humo de tabaco con ozono

La filtración del aire mediante los tres primeros elementos que conforman nuestros purificadores de aire permite retener partículas de polvo que portan una gran cantidad de alérgenos, microorganismos y ácaros.

Asimismo, retienen las partículas perjudiciales del humo de tabaco. Posteriormente, y tras una filtración de alta eficiencia (HEPA) se produce la desinfección del aire por medio de un catalizador de Dióxido de Titanio y la acción de los rayos Ultra Violeta. Finalmente el aire vuelve al ambiente ionizado, libre de compuestos tóxicos y de cualquier tipo de olor, incluido el del tabaco..

Solución a la eliminación del olor en clubs de fumadores

Nuestros equipos de purificación de aire no sólo impiden la multiplicación de microorganismos, sino que eliminan olores y humo sin productos químicos ni aromas añadidos. La solución para la eliminación de malos olores de humo de tabaco en clubs de fumadores se puede llevar a cabo, pues, con alguno de nuestros purificadores de aire.


Descárgate ahora nuestro informe técnico. Eliminación de humos
Descargar Informe

¿Quieres más información?

 Contacta ahora y te informaremos de las ventajas del ozono como desinfectante






Confirmo que he leído la Política de Privacidad


Otras soluciones de Desinfección Ambiental que te podrían interesar