¿Cómo desinfectar clínicas podológicas?

En la siguiente solución vamos a tratar cómo desinfectar clínicas podológicas y las ventajas y beneficios tiene hacerlo con ozono.

¿Cómo desinfectar clínicas podológicas?

Indice:


¿Cómo desinfectar clínicas podológicas? Introducción

En las clínicas podológicas, al igual que en las clínicas dentales o centros médicos, la calidad del aire supone un problema doble, al implicar no sólo a los pacientes, que reclaman un aire limpio y sin olores
sino, y en mayor medida, al personal laboral, expuesto a posibles contaminantes tóxicos durante toda la jornada.

El aire de espacios cerrados puede resultar agresivo para sus ocupantes debido a distintos tipos de contaminantes químicos y biológicos. De hecho, el podólogo corre el riesgo de contraer enfermedades laborales como la neumonía del podólogo a consecuencia de la inhalación de microorganismos durante las curas y tratamientos realizados en la clínica.

Esto es aún más patente en el caso de grupos poblacionales de riesgo, expuestos cada día a la inhalación de partículas de diversa índole, así como a posibles infecciones y contagios provocados por hongos, virus y bacterias.

Sin mencionar el problema que, tanto para los usuarios como para el personal laboral y los visitantes, suponen los malos olores de inevitable aparición en este tipo de establecimientos.

En el caso de clínicas podológicas, además, la calidad del aire supone un problema doble, al implicar no sólo al personal laboral, expuesto, como decíamos, a posibles contaminantes tóxicos durante toda la jornada, sino también a los pacientes de la clínica, que reclaman un aire limpio y sin olores.

Tanto en las salas de espera, donde la contaminación del aire suele ser alta por la carga que portan los propios pacientes, como en las salas de trabajo, donde se generan cargas estáticas, se liberan microorganismos y se emiten partículas sólidas al aire debido a los procesos inherentes a la podología, los sistemas de purificación de Cosemar Ozono aseguran la consecución de un espacio saludable.

Problemas frecuentes

Algunos de los problemas frecuentes que se presentan en las clínicas podológicas.

Riesgos de contagio por inhalación de hongos o esporas (neumonía del podólogo)

Los riesgos que corre el podólogo durante la realización de su trabajo son variados, dependiendo básicamente de la actividad que se esté realizando en cada momento, por lo que la Seguridad e Higiene en el Trabajo en las clínicas podológicas  está regulada en todos los países de alguna forma.

No obstante, existen riesgos generalizados a causa de las tareas inherentes a la clínica y que comprometen la calidad del aire respirable en unos recintos cerrados que, por lo general, son de dimensiones reducidas, pudiendo llegarse a la situación de que el mayor riesgo para el podólogo sea, sencillamente, el hecho de respirar.

La inhalación de la mezcla de partículas respirables y microorganismos durante los tratamientos, que se repiten con distintos pacientes varias veces al día, genera con mucha frecuencia una micosis pulmonar conocida como “neumonía del podólogo”, y que constituye uno de los principales riesgos asociados a esta profesión. Los microorganismos que se pueden encontrar en las uñas y que pueden a la vez afectar a los pulmones son, principalmente hongos saprófitos (Aspergillus flavus, Fumigatus y Níger), dermatofitos  (Trichophyton rubrum, Trichophyton mentagrophytes, Epidermophyton floccosum), bacterias (Staphylococus aureus, Pseudomonas aeruginosa) y levaduras (Candida Albicans).

Problemas pulmonares derivados de la inhalación de partículas

La presencia de partículas en suspensión constituye, en general, uno de los principales riesgos para trabajadores y pacientes, en cualquier recinto cerrado, ya que engloba cuerpos de todo tipo (microorganismos, ácaros, polen, epitelio…)

De hecho, los componentes del polvo ungular son sustancias antígenas que producen, algún tipo de respuesta inmunológica que está dada por los linfocitos B y T. Estas micro-partículas pueden afectar los ojos, los oídos, la garganta y, por supuesto, los pulmones del podólogo. Cualquier profesional con un mínimo de experiencia ha sentido irritación, sequedad o tos tras respirar este polvo. La inhalación continuada de este polvo puede causar una enfermedad profesional.

Es común, a fin de aislar el polvo, el uso de humidificadores. Esta solución sólo aplaza el problema, ya que el polvo así humedecido precipita y, al secarse, vuelve nuevamente al aire.

Asimismo, el uso de humidificadores en lugares con escasa ventilación (a fin de evitar la entrada de polvo del exterior) y tamaño reducido, ocupados por un número relativamente alto de personas, genera unas condiciones óptimas para el crecimiento bacteriano y de hongos, con los problemas de salud y contagios que ello conlleva, provocando bajas laborales continuas.

Las partículas son pequeños corpúsculos de distinta naturaleza presentes en el aire y que constituyen un tipo de contaminación de éste. De hecho, las partículas son lo que más comúnmente afecta la salud de las personas. Dentro de la denominación de “partículas” se incluyen cuerpos presentes en el aire con cualquier forma y tamaño, sólidas o líquidas, como las desprendidas en las clínicas podológicas a consecuencia de determinados tratamientos.

Al inhalar, el aire y las partículas ingresan en el sistema respiratorio. En el camino, las partículas se adhieren a las paredes de las vías respiratorias o viajan profundamente a los pulmones dependiendo de su tamaño (entre 2,5 y 10 micras, PM10 y menores de 2,5 micras, PM 2,5), del clima, el ritmo respiratorio, edad y estado de salud de las personas.

naturaleza partículas virus bacteria clínica podológica

Ambos tipos de partículas, PM10 y PM 2,5, pueden causar problemas sanitarios, específicamente en el sistema respiratorio pero, por viajar más profundamente en los pulmones y por ser elementos que son más tóxicos (como metales pesados y compuestos orgánicos cancerígenos) las partículas PM 2,5 pueden tener efectos más severos en la salud que las partículas más grandes, como es el caso del polvo que se generan en las clínicas podológicas.

Aparte de por su tamaño, las partículas pueden generar problemas de salud por su propia naturaleza, como es el caso de microorganismos (bacterias, hongos, virus), polen, ácaros y todo tipo de alérgenos.

Tratamientos especialmente difíciles, como el “pie diabético”

Cuando los niveles de azúcar en la sangre son demasiado altos, como en el caso de pacientes afectados d diabetes, los nervios o los vasos sanguíneos pueden resultar dañados al cabo del tiempo.

El daño a los nervios que produce la diabetes puede hacer que se pierda la sensibilidad en los pies, de manera que es posible que no se sienta un corte, una ampolla o una llaga. El daño en los vasos sanguíneos, por su parte, significa que los pies no reciben suficiente sangre y oxígeno, de manera que es más difícil que el pie pueda curarse si tiene una llaga o una infección. Lesiones como éstas, normalmente leves en personas sanas, pueden causar úlceras e infecciones.

Las úlceras requieren todos los cuidados podológicos y médicos que estén al alcance del paciente, ya que no sólo no se resuelven espontáneamente, sino que tienden a agravarse, llegando en muchos casos a gangrenarse, lo que obliga a ejecutar amputaciones parciales o incluso totales de las zonas afectadas.

Se estima que las complicaciones derivadas de la diabetes son la principal causa de amputación no traumática en el mundo.

Sabías que …

“La suma de falta de riego sanguíneo con la acumulación de toxinas derivadas del metabolismo infeccioso pueden facilitar la aparición de fenómenos necróticos; dicho de otro modo, pueden provocar que determinadas zonas de tejido mueran. Si ese tejido muerto no es eliminado correctamente puede provocar la liberación de toxinas en sangre que acaben por ocasionar una gangrena del miembro.”

Olores desagradables

Los ambientes interiores de las clínicas suelen tener olores que los pacientes asocian con experiencias más o menos dolorosas, físicas o emocionales, lo que puede generarles cierta ansiedad en el periodo de espera. Además, por supuesto, puede existir el problema de los olores desagradables normales en lugares de alta afluencia de público.

Cínicas odontológicas saludables

Una clínica dental saludable es un espacio libre de contaminantes, sin olores, compuestos químicos ni partículas nocivas, sin virus, hongos ni bacterias en superficies textiles, paredes, techos, suelos y sobre todo en el aire respirable.

Sabías qué …

“En Cosemar Ozono realizamos un control microbiologico del aire interior y certifica la salubridad e higiene de tu clínica podológica.

Garantizar con nuestros productos la calidad del aire en ambientes interiores es el objetivo de Cosemar Ozono. Para ello, además de aportar la desinfección imprescindible que proporcionan los cañones de ozono, nuestros purificadores de aire ofrecen la seguridad de un sistema de filtros de última generación, con probada eficiencia en la eliminación de microorganismos, gases de diferente origen, cargas electrostáticas y partículas nocivas para la salud de las personas a ellas expuestas.

Existen unas zonas comunes como son vestuarios, recibidores, aseos, etc., que requieren una mención especial. Si bien las medidas de higiene son importantes en todo el recinto, en estas áreas la importancia es mayor dado el elevado transito de personas que pasan por ellas a lo largo del día. Es conveniente extremar las medidas de higiene en las mismas.

Se puede aumentar la seguridad de las clínicas podológicas mediante el uso de ozono inyectado a pequeñas concentraciones en el aire ambiente durante las horas de trabajo y/o con tratamientos de choque durante las noches.

En Cosemar Ozono actuamos a varios niveles en el caso de clínicas podológicas:

  1. Instalación de un Purificador de Aire Profesional en cada uno de los boxes de tratamiento.
  2. Cañón de ozono para desinfección y tratamiento de lesiones como el Pie Diabético.
  3. Instauración y seguimiento de un Plan Integral de Control de Plagas.

Control microbiológico anual de la calidad ambiental de las instalaciones en los puntos controlados en el estudio previo.

Ventajas y beneficios de desinfectar clínicas podológicas con ozono

Tanto en las salas de espera, donde la contaminación del aire suele ser alta por la carga que portan los propios pacientes, como en las salas de trabajo, donde se generan cargas estáticas, se liberan microorganismos y se emiten partículas sólidas al aire debido a los procesos inherentes a la podología, los sistemas de purificación de Cosemar Ozono aseguran la consecución de un espacio saludable.

Los equipos de purificación de aire interior de Cosemar Ozono ofrecen la ventaja de llevar a cabo una filtración de alta eficacia que libera el aire de todo tipo de partículas nocivas o simplemente molestas para los ocupantes de la clínica.

Dentro de estas partículas se cuentan, por supuesto, las partículas virales, bacterianas y micológicas.

Como se ha señalado, la presencia de partículas en suspensión constituye, en general, uno de los principales riesgos para trabajadores y pacientes, en cualquier recinto cerrado, ya que engloba cuerpos de todo tipo (microorganismos, ácaros, polen, polvo ungular, epitelio…).

Las tecnologías combinadas en nuestros purificadores, especializadas en tratamiento ambiental, como son el ozono, los iones, la luz ultravioleta y distintos tipos de filtros de calidad (HEPA, carbón activo y fotocatalíticos), aseguran la consecución de un aire seguro, sin contaminantes ni olores de ningún tipo.

  1. Minimiza los riesgos de contagio por inhalación de hongos o esporas (neumonía del podólogo), al retener y eliminar dichos hongos y sus esporas.
  2. Evita los problemas pulmonares derivados de la inhalación de partículas, sean de la naturaleza y el tamaño que sean.
  3. Supresión de ambientadores químicos, al eliminar por completo los compuestos que generan los olores, bien sean de origen químico u orgánico.
  4. Evita riesgos de alergias: los compuestos químicos empleados en las tareas de limpieza y desinfección, el humo de tabaco, pólenes y todo tipo de partículas que el polvo transporta, pueden llegar a suponer un gran riesgo para la salud, sobre todo en el caso de grupos especialmente sensibles, como los de la tercera edad, niños o asmáticos.
  5. El ozono resulta de suma utilidad como tratamiento auxiliar en las curas del pie diabético: para ello, se utiliza un “cañón de ozono

Cañón de ozono

El objeto de este equipo es el tratamiento de choque en cortos períodos de tiempo para la eliminación de bacterias, virus y hongos perjudiciales para la salud.

Los cañones de ozono han demostrado ser especialmente efectivos en el tratamiento del pie de diabético, consiguiéndose resultados espectaculares en lesiones incluso de grado IV.

Las siguientes imágenes corresponden a un paciente tratado con uno de nuestros equipos que, para estos fines, viene preparado para ser acoplado a una bolsa hermética en la que introducir el miembro afectado a la hora de recibir el tratamiento:

pie tratado con canon ozono
Recuperación pie tratado con ozono

Como se puede apreciar, tras el tratamiento pautado, los resultados son evidentes.

Obviamente, en casos más leves, también han demostrado resultar de utilidad nuestros equipos, como reflejan las imágenes siguientes del pie ulcerado de un menor que, tras un tratamiento sistemático, se muestra completamente recuperado:

pie tratado con ozono antes y después
Pie tratado con ozono antes y después

El funcionamiento de estos equipos es sencillo: determinado caudal de aire de la habitación es recirculado haciéndolo atravesar la válvula generadora de ozono, que es inyectado a una bolsa hermética en la que se introduce el miembro a tratar, de modo que se consigue eliminar cualquier olor indeseable, bacteria, virus y hongo presentes en las lesiones tratadas.

El cañón de ozono puede, asimismo, ser utilizado para tratamientos de choque en el caso de ser necesaria la desinfección total de algún recinto. El efecto claramente notorio de este sistema es perceptible desde el mismo momento de su puesta en marcha, dejando un olor característico debido a la desinfección realizada por el ozono (O3), molécula inestable que vuelve a su estado natural (O2) pocos minutos después de la finalización del tratamiento.

El uso del ozono representa la utilización de un agente desinfectante eficaz, seguro, y totalmente apto para la desinfección de clínicas podológicas y otros centros médicos o hospitales o clínicas dentales.

Vídeo

Solución para clínicas podológicas

Nuestros equipos de ozono impiden la multiplicación de microorganismos utilizando sistemas bacteriostáticos y los eliminan mediante biocidas ecológicos. La solución para la desinfección ideal para una clínica podológica con ozono se puede llevar a cabo con alguno de nuestros generadores de ozono profesionales.


Descárgate ahora nuestro informe técnico. Desinfectar clínicas podológicas con ozono
Descargar Informe

¿Quieres más información?

 Contacta ahora y te informaremos de las ventajas del ozono como desinfectante






Confirmo que he leído la Política de Privacidad


Otras soluciones de Desinfección Ambiental que te podrían interesar