El ozono en granjas de animales

El ozono en granjas de animales es un método de desinfección y limpieza cada vez más habitual, un éxito lógico, dadas las ventajas que proporciona esta forma de higienizar un entorno tan difícil como son este tipo de instalaciones.

Por un lado las distintas granjas tienen sus necesidades específicas, en función del tipo de infraestructura existente, de sus dimensiones, así como del tipo de animal o animales que albergue. Aun así, existen una serie de pautas generales en el uso del ozono a nivel profesional para acabar con los problemas de higiene en las granjas.

Como es sabido, el ozono acaba con los malos olores de forma inocua, al tiempo que consigue una máxima desinfección en granjas de animales, más de tres mil veces superior a la que obtendríamos con las lejías, pongamos por caso. Por lo tanto, estamos ante un potentísimo limpiador que actúa mediante un rápido proceso de oxidación denominado ozonólisis, con el resultado de oxidar o destruir compuestos orgánicos e inorgánicos causantes de pestilencias y de una insalubridad general.

Es así que la ozonización de un ambiente interior en el que haya animales y personas, es decir, en un entorno típico de una granja no interfiere en absoluto en la salud de unos ni de otros, por lo que los tratamientos pueden realizarse en presencia de los cuidadores y sin suponer ningún perjuicio para los cerdos, ovejas, caracolespollos o vacuno, pongamos por caso.

Muy al contrario, el ozono purifica el aire, mejorando su oxigenación, pues tras la ozonólisis se convierte de nuevo en oxígeno, por lo que no deja residuos, sino un aire puro, libre de olores, saludable y favorecedor de un buen desarrollo de los animales.

Además de mejorar la calidad ambiental, en este caso disuelto en aire y aplicado mediante tratamientos periódicos o más intensivos -los denominados tratamientos de choque-, el ozono tiene otras muchas aplicaciones en este entorno. Sin ir más lejos, es común recurrir al ozono para tratar el agua de bebida para mejorar su calidad con el fin de que los animales puedan beneficiarse de sus propiedades vitalizadoras.

Se ha comprobado que los bebederos que contienen agua ozonizada se mantienen limpios durante más tiempo, siendo además muy eficaces en el mantenimiento de la salud del animal, que suele precisar menos antibióticos gracias a un mejor estado de salud. La mortandad, de este modo, se reduce.

Otros usos de los generadores de ozono para la granja se refieren al tratamiento de agua potable o residual para otros usos, así como al mantenimiento de aguas estancadas que formaran parte de las instalaciones. Por último, el agua ozonizada es idónea para una profunda limpieza de cualquier superficie.

También te puede interesar leer alguno de los siguientes artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *