Generadores de Ozono desde el cultivo a la mesa

El largo camino que recorren los vegetales desde que son una semilla hasta que acaban en un plato los hace vulnerables a un sinfín de riesgos para nuestra salud. Se hace necesario, pues, combatir los focos infecciosos en todos sus frentes, y el ozono se revela como un método infalible.

Generadores de ozono en todo el proceso, desde el cultivo a la mesa

Los generadores de ozono utiliza el gran poder desinfectante de este gas natural, la desinfección en la agricultura con ozono es completamente inocuo para la salud del ser humano, resultando inofensivo tanto la manipulación como el consumo de los alimentos tratados.

En el cultivo de vegetales en general, el ozono tiene una importante función que consiste en ozonizar el agua de riego contaminada para purificarla y, al tiempo, mejorar la cantidad y la calidad de las cosechas.

Durante la poscosecha, ya sea en un almacenaje refrigerado, a temperatura controlada, en locales industriales, en alhacenas de restaurantes o del hogar, los productos necesitan unas condiciones de conservación adecuadas para evitar una prematura putrefacción. (véase cuarta gama)

Conseguir frutas y verduras bien conservadas requiere desinfectar las verduras o frutas: por un lado, una adecuada desinfección ambiental y, por otro, el uso de ozonizadores para un lavado de máxima higiene alimentaria: ambas cosas nos las brinda la tecnología del ozono.

A lo largo del procesado o en un inmediato tratamiento poscosecha puede precisarse  del lavado de las piezas, y de nuevo el ozono es una solución integral, que garantiza desinfección de los alimentos e inocuidad al tiempo.

Por lo tanto, el ozono puede aplicarse en el aire y en el agua en todas las fases, desde el cultivo hasta la mesa. Su uso nos permitirá una inmejorable higienización, conservación, manipulación (esteriliza superficies, utensilios y equipos en la producción y distribución) y consumo final.

Tratándose de alimentos de corta durabilidad, la fruta y la verdura necesitan de una preservación cuidadosa de su vida útil, que incluso podemos alargar. Además de devolverle su textura, aroma y sabor genuinos, el ozono es capaz de eliminar el etileno en frutas conservadas en las cámaras, evitando con ello la rápida maduración.

La inocuidad del ozono es tal que su uso para desinfectar alimentos puede realizarse en presencia de personas. Por contra, los agresivos productos químicos precisan de precauciones mucho mayores para el logro de la higiene alimentaria.

También te puede interesar leer alguno de los siguientes artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *