Ozono para la conservación de alimentos

Ozono para la conservación de alimentos. El ozono está considerado como uno de los agentes que se conoce más efectivos a la hora de reducir o eliminar cualquier tipo de microorganismo ya que además de destruirlo, consigue eliminar también las esporas de estos, evitando por tanto su propagación.

Por eso los generadores de ozono para la conservación de alimentos están siendo cada día más utilizados sobre todo en el tratamiento de pescados y carnes y en el mantenimiento de los ambientes donde suelen estar almacenados como las cámaras de conservación, las salas de despiece o de secado, etc., resultando una medida sanitaria muy eficaz para evitar o al menos reducir, la contaminación de estos productos con su consiguiente pérdida de calidad.

Debido a su gran contenido en agua, las frutas es unos de los alimentos más delicados al ser más propicias a la proliferación de diversos microorganismos y al desarrollo de las diversas fermentaciones que se producen a causa de su putrefacción.

Si se lleva a cabo una ozonización correcta, se logra aumentar el tiempo de la conservación de estos alimentos puesto que se eliminar todos los gérmenes que pudieran habitar en ellos y se impide que fermenten, logrando por tanto una presentación mucho más saludable de los productos.

Además el ozono logra destruir los olores que se producen en este tipo de alimentos evitando la mezcla de olores y también la contaminación cruzada entre ellos y cualquier posible alteración en su sabor, con lo que pueden llegar a almacenarse diversos tipos de frutas en un mismo sitio.

La carne es un alimento muy perecedero por lo que para su almacenaje y conservación de la carne se suele recurrir al uso de temperaturas muy bajas y en ocasiones a la congelación, pero aún así la gran mayoría de las bacterias y de los gérmenes no logran ser destruidos por el frío, sino que se paralizan y pueden llegar a enquistarse recuperando todo su vigor cuando las condiciones vuelven a ser propicias para ellos, por lo que está muy recomendada la utilización del ozono desde el primer proceso hasta el consumo de dicho alimento.

Los mariscos y pescados por su parte, también son unos productos sumamente delicados  y el resultado que se consigue en ellos con el uso del ozono es el mismo que con el de la carne, con la diferencia que en este caso, la desinfección de las cámaras frigoríficas de pescado y la desodorización también cobra una especial importancia por los olores característicos de estos alimentos.

Clic en el siguientes enlace para ver otras soluciones de higiene alimentaria con ozono.

También te puede interesar leer alguno de los siguientes artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *